El palacio de La Bárcena
( 1 de Abril de 2003 )


Santiago Brera/Ampuero

El llamado palacio o castillo de La Bárcena es probablemente el edificio más antiguo y emblemático de la localidad de Ampuero, sus muros agrietados encierran siglos de historia, e incluso varias leyendas en las que un marido celoso da muerte a su esposa y a un capellán. Hoy este hidalgo solar se halla muy deteriorado pero en su día debió resultar un espléndido conjunto de casa-torre, viviendas anexas con arcos y una ermita gótica. A él se accedía a través de una hermosa y artística portalada de arco de medio punto, de principios del siglo XVII, que afortunadamente aún se conserva en pie, y en la cual destacan labrados en piedra las figuras de dos fieros centinelas que portan en sus manos intimidatorias mazas.

La torre, que está construida en mampostería con esquinales de sillería, es el elemento primitivo, puede que date de mediados del siglo XIV, tal vez aquella que consigna Lope García de Salazar en sus 'Bienandanzas'.

La iniciada recuperación del molino harinero situado junto a este edificio, a orillas del río Vallino, que se está llevando a cabo a través de una subvención concedida por el Ministerio de Fomento con cargo al 1 por ciento cultural, ha dado un motivo al Ayuntamiento de Ampuero para adquirir la torre y su portalada, declaradas ya hace algunos años como Bienes de Interés Cultural, con el fin de rehabilitarlas.

La adquisición se llevó a cabo a fines del pasado año por un importe de 247.150 euros, y el compromiso de la Mancomunidad de Municipios del Alto Asón de colaborar económicamente en el acondicionamiento de la torre para uso cultural. La primera labor en ciernes consistirá en reconstruir la torre (fachada, tejado, cornisa, huecos de luz, etc), así como el edificio adosado en su trasera a principios del siglo XVII. La idea con la que se trabaja es la de adecuar en el futuro su espacio interior, en sus distintas plantas, en salas que alberguen un museo comarcal.

Uno de los proyectos más interesantes es la propuesta de dedicarlo a centro de interpretación de los ingenios hidráulicos, es decir de los molinos, tan abundantes en la zona. Esta proposición parte de la Asociación Cultural Juan de Espina, cuyos miembros ya han expuesto trabajos de gran nivel y han estudiado y recopilado muchos datos sobre los vestigios que aún perduran de los molinos que maquilaron en el Bajo Asón.

Algunos restos, como presas, compuertas o calces se sitúan en las inmediaciones del Palacio, lo cual abre la posibilidad de crear en este entorno un centro didáctico o parque temático sobre la actividad molinera.

Los Espina

Sea cual sea el destino expositivo de la torre, resultará indispensable reservar un rincón para albergar la propia historia del palacio y de la familia que lo habitó a lo largo de cuatro siglos: Los Espina.

El primer Espina que se instala en Ampuero a principios del siglo XV procedente del Ribero de Limpias fue al parecer Juan de Espina 'el viejo' que se casó con Elbira de Marrón. Conocemos que el sacerdote Sancho de Espina fundó la capilla de San Juan Evangelista en 1563 en la iglesia parroquial de Ampuero. Los Espina emparentaron con los Velasco, Condestables de Castilla. Hubo de este linaje, altos funcionarios en la corte de Felipe II, navieros, coroneles, caballeros de Santiago, canónigos, etc.

Incluso es muy probable que el emperador Carlos V pernoctara en su casa de La Bárcena cuando iba camino a su retiro en Yuste, el 6 de octubre de 1556.


Arriba                Indice de Reportajes