Torre de los Velasco
Noja
Declarada Bien de Interés Cultural / 1992


      En la Trasmiera costera, en la villa de Noja, se yergue la torre medieval y la casa palacio de época moderna de la familia de los Velasco y Castillo, una de las principales casas señoriales de esta comarca de Cantabria. La fortaleza medieval fue remodelada en los siglos posteriores, proliferando aperturas y aumentando el tamaño de los vanos.

      La torre es cuadrangular, construida en piedra de sillarejo, excepto esquinales y vanos. El edificio se remata con cuatro estrechos garitones ciegos en las esquinas, que, salvando las distancias, pueden poseer similitudes con la Torre del Infantado de Potes. Estos garitones fechan el conjunto a de fines del siglo XV.

      Este palacete torreado se culmina con una moldura, sustentada por modillones, rematándose la atalaya por un tejado a cuatro vertientes.

      Posee la casa una portalada que da acceso a la torre y que es asignable al siglo XVII. La portalada, compuesta por dos torreones o cubos redondos y puerta adintelada, está flanqueada por dos alas del palacio. Estas avanzan sus frentes, encuadrando un patio de acceso al cuerpo central del palacio. Sus fachadas tienen cada una en la primera planta dos balcones rectangulares con antepecho. Ambos paños se rematan con historiados y pomposos escudos del siglo XVIII, ceñidos por guerreros tenantes. Aparecen los escudos timbrados con corona de marquesado y montados sobre una cruz de Santiago. Se disponen en su interior las armas de los apellidos Velasco y Castillo. Ambos emblemas están ceñidos por otras dos piezas heráldicas.

      Estas dos familias nobiliarias se unieron en el siglo XVI, cuando don Juan de Velasco se casó con Doña Inés Fernández del Castillo, señora de la casa de Castillo de Noja. De esta unión de linajes desciende don Luis de Velasco, relevante personaje, que siendo gobernador del castillo del Morro de la Habana, muere resistiendo un ataque inglés en 1762. Su valor fue reconocido por Carlos III, quien acuñó monedas con su busto y concedió a su familia el título de marquesado. La batalla del Morro se enmarca dentro de la Guerra de los Siete Años (1756-1763), entre Francia e Inglaterra. El monarca hispano se alineó con los franceses, por lo que en una campaña breve y fulminante los ingleses conquistaron La Habana y Manila. Al año siguiente estos enclaves serán recuperados para la Corona Española, tras un tratado de paz.

      La propiedad es privada. La contemplación de este monumento arquitectónico es difícil, por el obstáculo que suponen sus cercas y vallados.

      GONZALEZ ECHEGARAY, Mª C.: Escudos de Cantabria. Tomo I. Merindad de Trasmiera. Santander 1969, pp. 194-196. GARCIA GUINEA, M.A.; VAN DEN EYNDE, E.; BESADA, J.M.: "Análisis del patrimonio histórico-artístico y arquitectónico de la reserva y de los municipios de su ámbito", en Escuela Taller de Santoña (coord.): La Reserva Natural de Santoña, Victoria y Joyel. Madrid 1985, p. 179.

      En Noja: Casa para Obdulia Bonifaz (Palacio del Marqués de Albaicín). Ficha 72. Molinos de Joyel y de Victoria. Chalet para D. Manuel Morales. Casona de Assas. Casa-Palacio de Venero. Casa-Palacio de Zilla.

      A Noja se puede llegar desde El Astillero por la carretera de la costa que sigue hasta Santoña, o bien desde la N-634, Santander-Bilbao, tomando una desviación señalizada en Beranga. En cualquier caso, en Castillo hay que tomar dirección al barrio de Trengandín, donde se encuentra la torre palaciega de los Velasco, junto a la plaza del pueblo.


Arriba                Indice de Bienes de Interés Cultural