Torre Medieval y Casa Solariega Anexa
Proaño. Hermandad de Campoo de Suso
Declarada Bien de Interés Cultural / 1985


      En el pueblo de Proaño, a los pies de la Sierra del Cordel y a unos 970 m. de altitud, destaca el conjunto formado por la torre medieval, tres casas solariegas de la familia de los Ríos de diferentes épocas, la portalada, la capilla, un gran patio y el huerto. Del conjunto de edificaciones destaca la torre medieval, por su antigüedad y por los elementos que aún conserva. No obstante, su estado actual amenaza ruina, haciéndose necesaria una restauración.

      La torre, de planta cuadrangular (9,80 m. x 8,90 m.), está exenta y tan sólo se adosa al resto del conjunto por la portalada que da acceso a un gran patio o corralada común a todos los edificios. La construcción es de mampostería, salvo en esquinales y vanos en los que se utilizó la sillería. Su altura se aproxima a los 13 m. y consta de planta baja, considerada habitualmente como bodega y saladero de carnes, y 3 pisos. Por una escalera de madera se accede a la segunda planta, considerada como salón principal, destinado a "banquetes y recibimientos".

      En la fachada principal se abre la puerta de acceso mediante un arco ligeramente apuntado y puerta de madera decorada por grandes clavos de hierro. Sobre ella se observa un pequeño y singular escudo, en cuya orla se aprecian dos ríos, toscamente diseñados, armas y trofeos militares. El arquitecto L. Rucabado, por el estudio del escudo, apuntó que de las torres en pie, la más antigua en Cantabria es la de Proaño, cuya construcción fija a comienzos del siglo XIII.

      Además, vanos de diferentes tamaños se distribuyen a lo largo de todas las fachadas: pequeñas saeteras, ventanas con arco de medio punto o arco trilobulado, y huecos adintelados. La torre, aunque carece de almenas, tiene un parapeto o prolongación de la pared, a mayor altura que el tejado, cuyas aguas salen al exterior por gárgolas de piedra. La cubierta, realizada por un estructura de madera, es a cuatro aguas.

      Estas torres, emplazadas en el medio rural, eran símbolos de poder y fortaleza de los señores feudales frente a sus adversarios, así como protección de sus vasallos en la Baja Edad Media. D. Angel de los Ríos y Ríos (1823-1899), popularmente conocido con el nombre de "El Sordo de Proaño" ("el sordo de Provendaño" en la novela "Peñas Arriba" del ilustre José María de Pereda), fue sin duda el más celebre morador de este conjunto que le vio nacer. Erudito historiador, Cronista Oficial de la Provincia de Santander, correspondiente de la Real Academia de la Historia, e inquieto investigador de temas diversos, dejó una magnifica biblioteca y archivo personal que conservan sus descendientes.

      Familia de los Ríos. Su interior solo puede visitarse en el mes de Agosto, cuando sus propietarios habitan las casas anexas a la Torre.

      COSSIO AGUIRRE, G.: "La casa popular en el valle de Campóo, Santander". Publicaciones del Instituto de Etnografía y Folklore Hoyos Sainz X, 1979-80, pp. 7-70. PEREDA, J. Mª DE: Peñas Arriba. Santander 1894. RUIZ DE LA RIVA, E.: Casa y Aldea en Cantabria. Santander 1991.

      En la Hermandad de Campóo de Suso: Castillo de San Vicente, en Argüeso. Ficha 94. Iglesia de Santa María La Mayor, en Villacantid. Ficha 19. Iglesia del s. XVIII y nogal "El Abuelo", en Hoz de Abiada. Casonas en Mazandrero, Celada de los Calderones, Naveda y Proaño. Puente de Riaño. Nacimiento del Ebro, en Fontibre. Estación Invernal de Alto Campóo.

      A Espinilla se puede llegar desde Reinosa o desde Cabezón de la Sal por el puerto de Palombera. Allí se tomará la carretera de Alto Campóo. A unos 2 km. debe cogerse una desviación a la derecha en dirección a Proaño. A 1 km., a la entrada del pueblo, se halla este conjunto.


Arriba                Indice de Bienes de Interés Cultural