Ruinas del Castillo de Montehano
Montehano. Escalante
Declarada Bien de Interés Cultural / 1993


      El monte de Hano se yergue dominando las Marismas de Santoña, como emergiendo de entre ellas. Sobre su cima se hallan los vestigios arqueológicos de un mal llamado castillo. Estas ruinas medievales gozan de la protección que supone su declaración como monumento en 1993, ante la acción expoliadora de una actividad minera a cielo abierto que ha dentellado gravemente la morfología cónica de este bello monte trasmerano.

      El significado del nombre de Montehano viene determinado por la característica fisonomía. En Cantabria existen varios topónimos "Hano"; todos ellos coinciden en poseer contornos más o menos circulares y ubicarse en estribaciones costeras. El valor de este enclave, antiguo islote, fue advertido desde épocas remotas. En Montehano se localizan dos cuevas con restos prehistóricos, La Doncella y La Mosolla.

      Esta fortificación medieval no puede considerarse estrictamente un castillo, sino una torre con cerca alrededor. Su torre se encuentra totalmente arruinada, aunque en el siglo pasado conservaba aún un lienzo de muro de más de 8 m. y una puerta en forma de arco ojival. En el presente se preserva únicamente la cerca. Su planta es rectangular de 41 por 20 m., poseyendo cuatro torreones ciegos en sus esquinas, así como dos más en cada lado mayor. Alguno de los torreones desmochados llegan a los 4 m. de altura. El material constructivo de la fortaleza es piedra irregular unida con argamasa.

      Se han detectado varias excavaciones en el interior del castillo. Algunas son producto de la acción insensata de furtivos, pero se localiza una de factura añeja, en donde aflora un muro, que bien puede ser parte de la estructura de la torre desaparecida. Quizás esta última fuera realizada por el Padre Carballo, fundador del Museo de Prehistoria de Santander.

      Los orígenes del castillo se remontan a los siglos plenomedievales. Las citas más antiguas revelan que el edificador de esta fortaleza fue Don Diego López de Haro, El Segundo (1243-1254). Su estratégica posición fue elegida por los Haro, señores de Vizcaya, que encastillando el cerro ejercieron un control feudal. El castillo conocerá, desde principios del siglo XVI, una progresiva ruina. Referencias escritas modernas lo consideran de época romana o anterior, y siempre lo describen en estado arruinado. Sin embargo, tuvo un cierto uso durante la Guerra de los Treinta Años (1618-1648). Pero la Guerra Civil española (1936-1939) dejará sensible huella en el monte, al construirse en las proximidades del castillo, un bunker y una trinchera.

      Montehano, donde confluye la protección ecológica y patrimonial, es el primer castillo en ruinas en acceder a la categoría de Bien de Interés Cultural. Este paso puede ser el principio del reconocimiento de un patrimonio postergado, los castillos arqueológicos.

      Este castillo se ubica en el Monte Hano de propiedad comunal del municipio de Escalante. El acceso a la cúspide del monte es complicado, debido a los taludes verticales de las canteras y la agreste vegetación.

      MARCOS MARTINEZ, J.; MUÑOZ FERNANDEZ, E, (col.): La Historia de Monte Hano. Santander 1992. MUÑOZ JIMENEZ, J.M.: Torres y Castillos de la Cantabria medieval. Santander 1993, pp. 131-132.

      En Escalante: Convento de los P.P. Capuchinos de Montehano. 18. Marismas, Ermita de San Román e Iglesia parroquial. Convento de las Clarisas, del siglo XVII. En Gama (Bárcena de Cicero): Palacio de la Colina. 52. Palacio y Capilla de Rugama. 53. Portalada del siglo XVIII, en el Barrio del Cristo. 54

      Desde la N-634 (Santander-Bilbao), al llegar a la localidad de Gama, se divisa el cónico Monte Hano. Se pude acceder por Escalante y por la desviación hacia las canteras, o acercarse por la carretera vieja de "los puentes" que lleva a Santoña. El monumento carece de señalizaciones o paneles divulgativos.


Arriba                Indice de Bienes de Interés Cultural