Biblioteca y Casa-Museo de Menendez Pelayo
Santander
Declarada Bien de Interés Cultural / 1982


      La Biblioteca de Menéndez Pelayo constituye, sin duda, la obra más destacada de Leonardo Rucabado en la capital de Cantabria. A la muerte de don Marcelino, el municipio consideró necesario la construcción de un edificio que albergara el legado del polígrafo santanderino a sus vecinos. El interior de la Biblioteca solamente guarda la colección reunida por Menéndez Pelayo, unos 41.500 volúmenes, algunos de ellos de incalculable valor bibliográfico.

      La construcción del edificio surge a raíz de la desaparición de don Marcelino en 1912, y la aceptación por el Ayuntamiento de su magnífica colección de libros. En 1913, el municipio encarga la traza del edificio a Leonardo Rucabado, quien da comienzo a las obras en 1915. El arquitecto de Castro Urdiales llevó a cabo su trabajo sobre el antiguo edificio que sirvió de biblioteca a don Marcelino, respetando su perímetro y forma.

      La Biblioteca encaja dentro de la corriente estética historicista, en su versión nacionalista, con abundante utilización de motivos herrerianos en la distribución de fachadas, y en las decoraciones de pirámides y bolas.

      Destaca en el exterior la fachada sur, de dos cuerpos. Desde el inferior, arranca una escalera de doble tramo, que confluye en el segundo piso, frente a la puerta principal, de arco rebajado a juego con los cuatro ventanales que la flanquean. La puerta se remata con un cuerpo superior, que posee un escudo de Santander.

      El interior de la Biblioteca se divide en tres naves rectangulares de este a oeste. La central, más elevada, recibe la luz a través de una gran vidriera, en cuyo centro se encuentra el escudo real. Otras dos vidrieras iluminan las fachadas este y oeste. En la nave central destaca una magnífica estantería de libros, realizada en roble y de gusto neoclásico.

      El jardín de la Biblioteca aparece presidido por una estatua sedente de Menéndez Pelayo, realizada en mármol blanco por Mariano Benlliure. Detrás de ésta, una placa de mármol recoge las primeras palabras del testamento de don Marcelino, en las que lega al Ayuntamiento su biblioteca, y agradece a Santander "tantas muestras de estimación y cariño durante toda mi vida".

      La muerte de Leonardo Rucabado en 1918 retrasó la inauguración de la Biblioteca, que no tuvo lugar hasta 1923, asistiendo a la misma el Rey Alfonso XIII.

      Completa el conjunto la que fuera casa de la familia Menéndez Pelayo, situada frente a la fachada posterior de la Biblioteca. Es una construcción de tipo afrancesado, realizada en 1876. En su interior pueden contemplarse comedor y sala de estar en la planta baja y, en el piso superior, el despacho de Enrique, hermano de don Marcelino, y la habitación y cama en que murió éste.

      La Biblioteca es propiedad del Ayuntamiento de Santander, y el acceso a la misma se puede llevar a cabo de lunes a viernes, en turnos media hora, entre las 9.30 y las 12.00.

      BASURTO, N.: Leonardo Rucabado y la arquitectura montañesa. Bilbao 1986. REVUELTA SAÑUDO, M.: La Biblioteca de Menéndez Pelayo. Santander 1982. VV.AA.: Guía del Arte en Cantabria. Santander 1988, pp. 339-341.

      En Santander: Museo Municipal de Bellas Artes. Ficha 79. Iglesia de San Francisco, Casa Consistorial y Mercado de la Esperanza. Iglesia Catedral de Nuestra Señora de la Asunción. Ficha 33. Convento de las M.M. Clarisas de Santa Cruz. Ficha 34. Antiguo Hospital de San Rafael. Ficha 80. Palacio de Riva-Herrera, en Pronillo. Ficha 105

      Este conjunto se encuentra en el centro de Santander, muy cerca del Ayuntamiento, concretamente, en la confluencia de las calles Rubio y Gravina.


Arriba                Indice de Bienes de Interés Cultural