Puente sobre el Rio Pas
Arce. Pielagos
Declarada Bien de Interés Cultural / 1985


      El puente de Arce sobre el río Pas, mal llamado puente romano, es la obra de ingeniería civil más relevante declarada Bien de Interés Cultural. Se trata de un puente de piedra realizado en forma de lomo de asno, que fue levantado a partir de 1585 bajo la dirección del maestro cantero de Liérganes don Bartolomé de Hermosa. Presenta cinco arcos de diferentes dimensiones.

      Cantabria es una de las regiones en las que el medio físico más se hace sentir. En este contexto se entiende cómo valles y ríos articulan el territorio y se han convertido en ejes fundamentales de la vida cotidiana en pueblos y aldeas. Además, el clima y el relieve explican el abundante caudal de unos ríos que desembocan en su mayor parte en el Cantábrico.

      Por todo ello, en la historia de Cantabria los puentes han jugado un papel fundamental en las comunicaciones interiores, sobre manera en la franja costera donde la anchura de los cauces se incrementa.

      Entre los primitivos puentes de madera y los modernos puentes de hormigón han quedado algunos testimonios de indudable belleza como este puente del siglo XVI.

      Durante siglos el puente de Arce fue una constante preocupación para los vecinos del lugar y para las autoridades de la villa de Santander. Cuando el río Pas bajaba con enorme crecida arrastraba el puente, derrumbándole en parte o en todo, volviéndose a reparar de forma poco resistente. Esto suponía una pérdida temporal de las comunicaciones con Castilla, y por consiguiente, un corte de abastecimientos.

      Al fin, en el siglo XVI, se recurrió al rey Felipe II solicitando permiso y ayuda para levantar un puente sólido y duradero. Este, a través de su secretario de cámara, Alonso de Vallejo, se dirige al corregidor de las cuatro villas de la mar de Santander, comunicándole: "como los concejos de la villa son muy pobres, sin medios propios, mandamos se dé ayuda para reparar la puente de seis mil ducados que serán necesarios para ello".

      En el Archivo del Ayuntamiento de Santander se conservan documentos que ponen de manifiesto que el puente se comenzó en 1585, según traza de Francisco de la Haza, reformada por Diego de Sisniega, Lope de Arredondo y Pedro de la Torre. La adjudicación, de acuerdo al completo pliego de condiciones que se conserva, se realizó el 3 de Noviembre de 1585 a Bartolomé de Hermosa, vecino de Liérganes, en 6.000 ducados.

      En 1590-95, debido a los efectos de las riadas, se llevaron a cabo mejoras, adjudicadas también a Hermosa en 1.550 ducados; hubo que reforzar la cimentación, añadiendo un sistema de emparrillado en torno a los pilares.

      Ayuntamiento de Piélagos. La visita no tiene ningún condicionamiento.

      ARAMBURU-ZABALA, M.A.: Las obras públicas en la Corona de Castilla entre 1575 y 1650. Madrid 1990, pp. 583-584. CAMUS, M.: "Extracto de los documentos que hablan de la construcción de la Puente de Arce (1585-1595)". XL Aniversario del Centro de Estudios Montañeses. Santander 1976, tomo II, pp. 65-74.

      En Arce: Torre medieval de Velo. Ficha 101. Palacio del Marqués de la Conquista Real y su portalada. En Oruña (Piélagos): Casa de los Tiros. Iglesia del siglo XVII. Casona de los Herrán, en Barcenilla (Piélagos).

      Entre Santander y Torrelavega, a mitad de camino, en la vieja carretera, se encuentra Puente Arce, localidad que recibe su nombre del famoso puente que nos ocupa. También se puede acceder desde la Autovía, optando por la salida nº 6. El puente está ubicado en un lugar rocoso, apto para una fácil cimentación y evitar que el río se salga de su cauce.


Arriba                Indice de Bienes de Interés Cultural