Residencia Pedro Velarde
Castro Urdiales
Declarada Bien de Interés Cultural / 1993


      En 1899 Dolores de los Heros encargó esta casa-palacete al arquitecto Eladio Laredo, pero no trataba de destinarlo a residencia familiar, sino a Asilo de Huérfanas. Posteriormente vivió en ella un indiano, y finalmente, se utilizó como Residencia de Educación y Descanso. Actualmente el edificio está muy deteriorado y se pretende rehabilitarle.

      La Residencia Pedro Velarde es un proyecto interesante que ya a principios del siglo apareció comentado en una publicación de Arte. El arquitecto madrileño Reynals decía en 1907 que respondía a los principios del arte español -"fábrica de ladrillo, alternando con tierras cocidas esmaltadas en la decoración de jambas, cornisas, dinteles, etc."-. Incluso dice que era atrevido en su combinación, ya que aunaba el sistema de construcción típicamente nacional con el empleo de mansardas en sus cubiertas, de origen francamente extranjero.

      La residencia para Dolores de los Heros es una hermosa construcción, obra del arquitecto castreño Eladio Laredo, que cuenta con el ceramista Daniel Zuloaga para acometer la extraordinaria decoración de las fachadas e interiores, hoy lamentablemente perdidas. Utiliza diversos materiales como el ladrillo, las yeserías, las cerámicas y la madera labrada.

      Consta de sótano, dos plantas y ático. El edificio tiene un cuerpo que sobresale en planta sobre los laterales, en su fachada principal. El material empleado en los muros es el ladrillo con decoración de cerámicas. Pese a su actual estado de deterioro, se consiguen apreciar los restos de la espléndida entrada, que contaba con una puerta de madera trabajada, con sendos cuarterones decorados con cabezas de leones y parejas de amorcillos entre jarrones. En el umbral quedan algunos restos de las cerámicas.

      En la segunda planta se desarrolla una terraza abalaustrada cuyos vanos aparecen decorados en su parte superior con un friso cerámico ricamente ilustrado. La separación de esta planta con el ático se logra con una cornisa nuevamente de cerámica, destacando el vano de forma ovalada en la parte superior del edificio, que ha sido modificado con respecto al proyecto original, ya que se ha levantado un tejado de pizarra y a cuatro aguas. Su antigua disposición era mucho más armoniosa, y el ventanal del cuerpo central y las ventanas laterales quedaban embutidas en el tejado abuhardillado. La cubierta era de cerámica de color verde y se remataba con una rejería de hierro forjado a modo de crestería, que daba prestancia al edificio. También contaba, en la fachada posterior, con vistosos miradores en los extremos rematados con cúpulas, hoy desaparecidos.

      El interior poseía dependencias de gran valor como la capilla, bien ornamentada con madera y escayola policromada, y con una vidriera que decoraba el lucernario original de la residencia; y el comedor, con espléndidos artesonados en escayola.

      Ayuntamiento de Castro Urdiales.

      ORDIERES DIEZ, I.: Eladio Laredo. El historicismo nacionalista en la arquitectura. Bilbao 1992.

      REYNALS, E.: "Casa de Doña Dolores de los Heros en Castro Urdiales. Arquitecto: D. Eladio Laredo y Carranza". Pequeñas Monografías de Arte, s.a. Madrid 1907, pp. 1-8.

      En Castro Urdiales: Chalet de los San Martín. Ficha 58. Chalet "Sotileza. Ficha 59. Palacete, castillo-observatorio y jardines de Los Ocharan. Ficha 60.

      En Mioño: Iglesia parroquial del siglo XVII.

      En Sámano: Cuevas prehistóricas. Iglesia parroquial del siglo XVI.

      Calle María Aburto nº 4.


Arriba                Indice de Bienes de Interés Cultural