Chalet Sotileza
Castro Urdiales
Declarada Bien de Interés Cultural / 1989


      Se trata del edificio más emblemático del arquitecto Leonardo Rucabado que se ha conservado en Castro Urdiales, tras la desaparición del chalet "Monte Olivete", y que presenta las características principales de la Escuela Montañesa, de la que fue creador e impulsor. Sus elementos, torre, solana y portalada, nos recuerdan las típicas casonas de la Cantabria rural.

      Leonardo Rucabado a partir de 1910 abandona el eclecticismo y se convierte al tradicionalismo arquitectónico, proliferando en su obra los chalets de estilo montañés. En Vizcaya tenemos los ejemplos de las casas para Luis Allende -1914- en Bilbao, y para Pedro Barbier -1918- en Neguri. En Cantabria realiza en 1916 "La Casuca" y "El Solaruco" en Santander, y el chalet para Obdulia Bonifaz en Noja, entre otras. El chalet Sotileza es la representación madura de la visión que sobre la arquitectura regionalista montañesa tiene Rucabado. Se realiza el proyecto en 1913 para la familia de su mujer, Emma Del Sel. En él plasma todo el repertorio arquitectónico de la casona. No es en la vivienda rústica montañesa en la que se inspirará para su realización, sino en la casa de Polanco del ilustre escritor costumbrista José María de Pereda.

      Rucabado considerará como elementos típicos: la clásica forma rectangular del edificio con torre cuadrada, la portalada, la corralada o plaza de armas, los muros de cierre con cubos en los ángulos, el soportal, los aleros pronunciados y los escudos. A todos estos elementos debemos añadir las solanas con sus mensulones, los cortavientos, las rejas de ventanas y balcones, los relojes de sol y las veletas. Todo este repertorio de elementos vinculados a la escuela montañesa se dan en el chalet Sotileza. El acceso a la finca se realiza por una portalada que marca la fecha de su inauguración en 1915. Se trata de un edificio de varios cuerpos entre los que sobresale, en el extremo de la fachada principal, la torre con tejado a cuatro aguas y veleta, y cuyo cuerpo superior aparece rematado en solana con columnas clásicas. El resto de las fachadas destacan por los juegos de vanos de variadas formas, ya que unas veces se presentan como simples ventanas y otras como balcones, solanas, etc. Finalmente cabe destacar la gran variedad de materiales empleados por el arquitecto: piedra, tirolesa, ladrillo, hierro y madera. En Castro Urdiales, cuna de Rucabado, apenas se conservan muestras de su obra, salvo un edificio de viviendas que realizó en 1910 con fachadas a las calles de La Mar y Melitón Pérez del Camino, y la verja y pequeño ajardinamiento de "Las Glorietas", de 1916, que cerraba la finca desaparecida de don Luis Artiñano. Además, son muy interesantes las muestras de arquitectura funeraria realizadas en el Cementerio de Ballena.

      De propiedad particular. Forma parte de una reciente urbanización.

      BASURTO, N.: Leonardo Rucabado y la arquitectura montañesa. Bilbao 1986. CABIECES IBARRONDO, Mª V.: "Algunos ejemplos de Arquitectura en Castro Urdiales a principios del siglo XX". II Encuentro Regional de Investigación Educativa. La utilización didáctica del entorno. Santander 1989. FULLAONDO, D.: La arquitectura y el urbanismo de la región y el entorno de Bilbao, tomo I. Madrid 1971. ORDIERES, I.: El álbum de apuntes de Leonardo Rucabado. Bilbao 1987. VV.AA.: Guía del Arte en Cantabria. Santander 1988.

      En Castro Urdiales: Chalet de los San Martín. Ficha 58. Palacete, castillo-observatorio y jardines de Los Ocharan. Ficha 60. Residencia Pedro Velarde. Ficha 61. Cierre "Las Glorietas". Chalet "Goicouria Etxea" o Casa del General Bazán. Hospital y Plaza de Toros. Casa de la Comandancia de Marina, en la Avda. de la Constitución.

      En la zona de la playa, concretamente en el Paseo de Ocharán Mazas nº 28.


Arriba                Indice de Bienes de Interés Cultural