Portalada de el Cristo
Gama. Barcena de Cicero
Declarada Bien de Interés Cultural / 1985


      Entre los elementos formales y constructivos que se repiten en la mayor parte de las casonas rurales de Cantabria está la portalada. Esta se sitúa en el muro de cierre de la corralada, generalmente el paralelo a la fachada principal de la casona o en prolongación de uno de los hastiales. Sirva este extraordinario ejemplo conservado en Gama para observar su belleza y riqueza decorativa.

      Las portaladas tienen su origen, según el arquitecto Elías Ortiz de la Torre, en reminiscencias de las puertas militares de las murallas y castillos. Con el paso del tiempo van perdiendo su función defensiva, convirtiéndose en un elemento decorativo y de prestigio.

      En Cantabria parece que empiezan a usarse en el siglo XVI, aunque su mayor enriquecimiento data de los siglos XVII y XVIII, donde, en ocasiones, llegan a tener más importancia incluso que el propio edificio destinado a vivienda, y donde la variedad formal y de elementos decorativos alcanza niveles excepcionales.

      Estos elementos monumentales de ingreso, tan característicos del paisaje de Cantabria, dan acceso desde el exterior a casonas y palacios a través de patios de armas, más comúnmente llamados corraladas.

      La portalada de El Cristo en Gama, conocida así por su ubicación en el barrio del mismo nombre, está realizada con hiladas de sillares en disposición horizontal. Consta de un solo acceso, abierto por un ancho arco carpanel formado por grandes dovelas que apoyan en sendas pilastras. En la parte alta, en un antepecho al que se adosa el arco carpanel, se ubica un gran escudo con las armas del linaje de la familia Valle Rozadilla, el cual aprovecha en parte la dovela central.

      Cobijando y enmarcando esta estructura, en un plano más avanzado, a modo de antecuerpo adosado a la muralla, se encuentran dos cubos o torrecillas semicirculares. En la parte interior puede verse que una está tapiada y la otra hueca, con sus aspilleras o estrechas saeteras enfiladas hacia la entrada, que nos hacen recordar el carácter defensivo que en origen tuvieron estos elementos arquitectónicos.

      Estos cubos se prolongan en la parte superior, uniéndose entre sí por medio de un dintel, rematado por un tejadillo corrido, y abriendo un gran arco carpanel deprimido. Las dovelas de éste descansan en dos impostas lisas, las cuales sujetan unos extraños capiteles embutidos en el muro. Su decoración se reúne en las esquinas con máscaras monstruosas pobladas por una abundante y rizada cabellera, y con volutas muy enrolladas en sus laterales.

      De propiedad privada. No es preciso realizar ningún trámite para poder contemplarla desde el exterior.

      VV.AA.: Patrimonio Arquitectónico Civil de Cantabria. Fundación Santillana 1989, p. 70

      En Gama:

      Palacio de la Colina. Ficha 52

      Palacio y Capilla de Rugama. Ficha 53

      Palacio de Cerecedo, en Adal (Bárcena de Cicero).

      En Escalante: Convento de los P.P. Capuchinos, en Montehano. Ficha 18

      Ruinas del Castillo de Montehano. Ficha 93

      Ermita de San Román, en Escalante.

      Gama se encuentra a unos 40 km. al este de Santander en dirección a Bilbao por la N-634. La portalada se encuentra en el barrio de El Cristo.


Arriba                Indice de Bienes de Interés Cultural