Palacio de la Colina
Gama. Barcena de Cicero
Declarado Bien de Interés Cultural / 1985


      Al igual que el cercano palacio de Rugama, este es otro edificio construido a expensas de un indiano, y sigue un modelo regional muy extendido en esta comarca de Trasmiera, que consta de una gran torre cuadrada -en referencia a la casa-torre bajomedieval-, a la que se adosa otro cuerpo bajo semejante a una casona. Dispone de una amplia portalada que da acceso a la totalidad del recinto.

      Construido en 1759 por mandato de don Juan Antonio de la Colina, nacido en este lugar en 1706. Este fue comandante del Apostadero de la Habana y se distinguió por su valor en la heroica defensa del castillo del Morro frente a los ingleses.

      Dispone de una amplia portalada de acceso al recinto, ubicada en el flanco norte de una alta cerca que rodea toda la finca. Su mejor relación con el resto del barrio determina esta situación. En el frontis aparece el escudo de armas del fundador.

      El edificio consta de dos volúmenes: una torre y un cuerpo bajo adosado a ella. La torre, de aspecto monumental, presenta una estructura prismática de tres alturas en piedra de sillería, cuya fachada principal se orienta hacia el este, donde se encuentra una portada en arco de medio punto que da paso a un pequeño zaguán, desde el que se accede al estragal y a las estancias de servicio. En el piso medio se observan dos balcones volados con antepechos y un balcón corrido en el piso superior. Otra planta bajo cubierta lleva pequeños óculos, unidos por una imposta, como iluminación del desván.

      Adosado a ella se encuentra otro volumen rectangular de dos alturas y cubierta a dos aguas. En la fachada meridional, de sillería, se encuentra la puerta en arco y sobre ella el balcón con dos escudos del linaje. El resto es de mampostería revocada, con sillería en los cercos de los vanos.

      La decoración se concentra en las jambas y dinteles de las ventanas y antepechos, y consiste en platabandas y molduras retranqueadas formando orejeras en los ángulos superiores, como en los palacios de Rugama y Cerecedo en Adal, advirtiéndose además el gran resalte de la cornisa que sostiene el alero del tejado y el almohadillado de los sillares de los ángulos, a modo de pilastras.

      Su apariencia externa no es tan hermética como en otros palacios, por la abundancia y amplitud de los vanos.

      En el interior destaca un gran salón con chimenea, situado en la segunda planta, así como la amplitud y variedad de estancias y dormitorios. Carece de capilla.

      Es de propiedad privada y carece de habitación continuada, por lo que es muy dificil efectuar su visita.

      CAMPUZANO, E.: Los Indianos. El Arte Colonial en Cantabria 2. Santander 1993, p. 51.

      En Gama (Bárcena de Cicero):

      Palacio y Capilla de Rugama. 53

      Portalada del siglo XVIII en el Barrio del Cristo. 54

      En Escalante:

      Convento de los P.P. Capuchinos, en Montehano. 18

      Ruinas del Castillo de Montehano. 93

      Ermita de San Román, en Escalante.

      A unos 40 km. al este de Santander en dirección a Bilbao. Al llegar a Bárcena de Cicero por la N-634, debe tomarse la desviación a la izquierda hacia el barrio de la Bodega. El Palacio se sitúa en el barrio de la Iglesia.


Arriba                Indice de Bienes de Interés Cultural