Palacio de los Condes de Isla-Fernandez
Isla. Arnuero
Declarado Bien de Interés Cultural / 1991


      La arquitectura palaciega del siglo XVII se caracteriza por la sencillez de volúmenes y la sobriedad en la decoración, manifestando su nobleza y señorío en la fortaleza de sus muros de piedra de sillería bien labrada y en las piezas heráldicas. Una alta cerca de piedra rodea el recinto. Un ejemplo de gran belleza es este Palacio de los Condes de Isla-Fernández.

      El edificio fue construido por don Juan Fernández de Isla, que había sido obispo de Cádiz desde 1676, y luego arzobispo de Burgos, a partir de 1680. Hacia estos años manda construir este amplio palacio y restaura también la iglesia parroquial en la que funda su capilla funeraria. Fue antecesor de don Juan Fernández de Isla, creador del astillero de Guarnizo e impulsor de nuestra industria naval, de gran importancia para la armada española del siglo XVIII.

      Todo el solar se encuentra rodeado por una alta cerca almenada, jalonada por cubos circulares. El edificio principal, de planta rectangular y dos alturas, muestra su fachada principal hacia el sur, con portada en arco carpanel entre pilastras rehundidas y balcón volado flanqueado por dos grandes blasones del arzobispo. Otros escudos más pequeños se advierten en los cubos de los esquinales. Tras este volumen aparece otro edificio retranqueado, de similar estructura y estilo, y al fondo, con forma de torre, la capilla privada, rematada en sus ángulos por pirámides herrerianas.

      El edificio principal responde al modelo más difundido por Trasmiera en el siglo XVII, de aspecto cerrado y caracterizado por poseer en la fachada principal, orientada al sur, una sola arcada, generalmente en arco escarzano, que da acceso a un pequeño pórtico o zaguán en cuyo fondo se halla la puerta de entrada, adintelada.

      Carece de solana y otros elementos que produzcan variedad o contrastes de volúmenes o claroscuros, siendo los vanos pequeños y escasos, y de gran sobriedad decorativa. Esta influencia hay que buscarla en el palacio de los Acebedo, en Hoznayo, que a su vez nos remite a la arquitectura castellana de los Austrias.

      Su interior se compone de numerosas estancias y salas, entre las que destaca un gran salón y una notable biblioteca. Se conservan, así mismo, los retratos en lienzo de los personajes más destacados de este linaje de religiosos y hombres de empresa montañeses influyentes en la Corte.

      Es propiedad particular y suele estar cerrado, siendo difícil su visita.

      CAMPUZANO, E.: Casonas y palacios de Cantabria. Santander 1991, pp. 81-82.

      En Arnuero:

      Torre de Cabrahigo, en Isla. 88

      Torre medieval, en Isla. 89

      Iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, en Arnuero. 5

      Torre de Venero, en Castillo. 87

      Molino de Castellanos y de Santa Olaja.

      A unos 45 km. al este de la capital, en dirección a Bilbao. Al llegar a Beranga por la N-634 se toma una desviación a la izquierda, hacia Arnuero e Isla. El palacio se sitúa al norte de la Iglesia parroquial, en una espléndida finca.


Arriba                Indice de Bienes de Interés Cultural