Ermita de San Miguel
Olea. Valdeolea
Declarada Bien de Interés Cultural / 1979


      San Miguel de Olea, aún en su humilde rusticidad es una iglesia románica representativa de las corrientes artísticas populares. Pequeña de proporciones, de una sola nave y ábside semicircular, su cronología puede fijarse en los años mediados del siglo XII, poco después de 1150. En una reciente restauración, se halló un ara romana dedicada a los dioses, que aún se guarda en la nave.

      Pequeña y humilde ermita situada a pocos metros del caserío de Olea, pero que resulta muy interesante porque nos ofrece un ejemplo del románico popular, no adscrito a ninguna corriente oficial, pero enormemente expresivo. El edificio no debió sufrir muchos cambios a lo largo de sus años de existencia, si bien se ven algunos arreglos antiguos y otros más recientes, de su ultima restauración, en el comienzo de la década de los ochenta.

      Tiene planta rectangular alargada, con una sola nave, ábside semielíptico, y espadaña de un solo vano en el hastial oeste. Toda la iglesia es de mampostería excepto esquinales y contrafuertes. En el muro del sur se abre la sencilla puerta de simple arco apuntado, doblado y sin columnas. Una imposta de ajedrezado de tres filas corre paralela a la cornisa sobre este muro meridional sin llenar todo su recorrido y demostrando que pudo desaparecer en una vieja reforma. No sabemos si tuvo canecillos, pues ahora el tejado apoya directamente en el muro.

      El ábside en su exterior es también de gran pobreza, con resalte inferior y contrafuertes prismáticos muy sencillos. Como vanos solo tiene una aspillera central en vez de ventana, pero conserva aún una cornisa biselada que apoya sobre canecillos.

      El interior mantiene un arco triunfal de medio punto, que apoya sobre capiteles tosquísimos y cimacios del mismo carácter. El izquierdo tiene en su zona superior bolas con caperuza y debajo unos posibles lobos que cercan a unos asnos que entrecruzan sus largos cuellos. El cimacio lleva aves,-quizás perdices- cruzando sus cuerpos o afrontándose, con recuerdos claros de algún capitel de la Colegiata de Castañeda. El capitel derecho representa un ingenuo motivo de jinetes enfrentados, en lucha o torneo, tema tan repetido en el románico, aunque no parece que porten armas. El cimacio es de arquillos que resguardan cuadripétalos colocados en postura vertical. Un crucifijo muy tosco se incrusta en el muro a la derecha del arco.

      Fuera de lo románico tan solo citar un coro de madera a los pies del templo, que se construyó en 1565 tal como reza la inscripción existente en su barandilla.

      Obispado de Santander. Para visitar el interior debe solicitarse la llave en un casa próxima.

      GARCIA GUINEA, M.A.: El Románico en Santander. Santander 1979, tomo II, pp. 434-437.

      VEGA DE LA TORRE, J.R.: "La Romanización". En GARCIA GUINEA, M.A. et alii: Historia de Cantabria. Prehistoria. Edades Antigua y Media. Santander 1985, pp. 271.

      En Valdeolea:

      Iglesia de San Martín, en San Martín de Hoyos. 42

      Torre medieval, en San Martín de Hoyos.

      Iglesia de Santa Eulalia, en La Loma. 43

      Iglesia de San Juan Bautista, en Mata de Hoz. 44

      En la N-611, al sur de Reinosa, en Matamorosa, se gira a la derecha para tomar la carretera que por el valle de Olea nos lleva a la vecina provincia de Palencia. Transcurridos 7 km. aproximadamente está la población de Olea.

Arriba                Indice de Bienes de Interés Cultural