Iglesia de Santa Maria la Real
Las Henestrosas de las Quintanillas. Valdeolea
Declarada Bien de Interés Cultural / 1982


      En el extremo meridional de Valdeolea, se encuentra la iglesia de Santa María, parro-quia que sirve a Bercedo y Las Henestrosas. Su fábrica corresponde a dos momentos bien definidos: la cabecera tardorrománica o protogótica, la portada abocinada del sur y la espadaña que limita la torre por el oeste se pueden datar a finales del siglo XII o inicios del XIII, mientras las naves, la torre y el pórtico hasta hace poco adosado por el sur, se pueden fechar en el siglo XVI.

      El edificio en su fábrica actual aparece como una iglesia de tres naves, subdivididas en tres tramos. El ábside es de planta semi-circular y el arco toral es doblado con sección ojival. El acceso se efectúa a través de dos puertas: una abierta al oeste, a los pies de la torre, y la segunda, ojival y abocinada, abierta en el muro sur, actualmente visible, después de haber sido desmontado hace poco un pórtico.

      La torre fue construida en el curso del siglo XVI, adosando un cuerpo cuadrado de sillería a la espadaña protogótica, cuyo frontis fue desmochado para adaptarlo al modelo de tejado a cuatro aguas de la torre recién construida.

      Las cubiertas se adaptan a dos estilos claramente distintos: el ábside mantiene soluciones protogóticas inspiradas en la tradi-ción románica: bóveda de horno en el ábside y de cañón apuntado en el tramo recto que le precede. Las naves se cubren con bóvedas de crucería fechables en el siglo XVI. Una inscripción exis-tente en el coro, referida al año 1503, sitúa en el tiempo la ampliación de la única nave de fines del siglo XII, con el añadido de las laterales que hoy conocemos.

      Escultóricamente destacan los relieves aplicados a la decoración de la arquitectura: capiteles en la portada sur, canecillos del ábside, capiteles de la ventada absidal y, en el interior, capiteles del arco triunfal.

      La cabecera alberga un retablo plateresco, cuya instalación constituyó el colofón de la reforma emprendida en el siglo XVI. Detrás de él y a ambos lados del presbiterio, sus paredes aparecen decoradas con pinturas murales de estilo gótico en las que se representan episodios bíblicos: las bodas de Caná, la huída a Egipto, San Pedro y San Pablo, la Natividad y la Matanza de los Inocentes. Estas pinturas se han datado, en razón de la indumentaria, en la segunda mitad del siglo XV o, quizás, en el inicio del XVI, en relación con la reforma general del edificio.

      Alrededor de la iglesia existe una necrópolis medieval de tumbas de lajas; de ella provienen varias estelas discoideas, algunas conservadas en la misma iglesia y otras en el Museo de Prehistoria de Santander.

      Obispado de Santander. Su visita es posible poniéndose en contacto con una familia de Las Henestrosas que custodia la llave del edificio.

      GARCIA GUINEA, M.A.: El Románico en Santander. Santander 1979, tomo II, pp. 454-461.

      CAMPUZANO, E.: El Gótico en Cantabria. Santander 1985, pp. 367-369 y 511-512.

      GARCIA GUINEA, M.A.: Guía Artística de Cantabria. Santander 1988, pp. 225-226 y 232-233.

      BOHIGAS, R., GARCIA, M. y SARABIA, P.: "Necrópolis de Santa María de las Henestrosas (Valdeolea, Cantabria). Campaña de 1986". Trabajos de Arqueología en Cantabria, Monografías Arqueo-lógicas de la ACDPS. nº 4, Santander 1992, pp. 13-32.

      En Las Henestrosas:

      Fachada barroca del Palacio de La Corralada.

      Yacimiento arqueológico de "El Torrejón" (torre medieval).

      Miliario romano y torres góticas.

      Restos arqueológicos romanos, en Camesa-Rebolledo (Valdeolea).

      Se debe llegar a Mataporquera y, desde esta localidad, tomar la carretera vecinal de Cuena. A 1,5 km. al sur de Mataporquera sale un ramal asfaltado a la derecha que atraviesa el FFCC de La Robla, y conduce a los pueblos de Bercedo y Las Henestrosas. A medio camino entre ambos, junto a la misma carretera y al norte de ella, está situado el cerro ocupado por la iglesia.


Arriba                Indice de Bienes de Interés Cultural