Iglesia de San Andres
Argomilla. Santa Maria De Cayon
Declarada Bien de Interés Cultural / 1982


      Situada sobre una pequeña elevación, frente al excelente palacio de Ceballos el Caballero, con el que forma un bello conjunto, la iglesia románica de San Andrés es uno de los monumentos mas destacados del valle del Pisueña, en relación con el estilo de la cercana Colegiata de Santa Cruz en Castañeda.

Construida probablemente en la primera mitad del siglo XII fue una abadía que con el tiempo paso a depender de los Ceballos. Tuvo esta familia coto cerrado en el que existieron, además de la iglesia, cinco casas y un molino. Los vecinos, que tenían su alcalde, eran libres y estaban exentos de tributos. A la abadía le pertenecían los pozos de salmones que había desde Puente Arce hasta la Horcada de Salces. El templo que hoy podemos contemplar, es de una sola nave, y un solo ábside semicircular, con diversos añadidos como la torre, la sacristía y una galería al sur. La puerta principal se abre al oeste y a ella se accede traspasando un pórtico sobre el que se eleva la torre. Los capiteles que decoran la puerta ofrecen motivos iconográficos con temas animalísticos -leones, arpias, aves- y humanos. El ábside, de importantes proporciones, se divide en tres tramos verticales separados por columnas que terminan en capiteles decorados. Conserva en su remate una buena serie de canecillos de variados motivos que continúan por el presbiterio y por los muros norte y sur. Sobre éstos descansa una bonita cornisa de escaques rectangulares a manera de ajedrezado. Las ventanas del ábside que se aprecian al exterior, son dos; la situada al sur fue cubierta por la construcción de la sacristía en el siglo XVII, en cuyo muro este colocó la familia Ceballos su escudo, en el que además de sus armas figuran las de Santandrés, Escobedo y Velasco. En el interior, destaca el arco triunfal de medio punto, muy rebajado, que apoya sobre capiteles historiados de buena ejecución de estilo muy similar a los que nos encontramos en la Colegiata de Castañeda. Digna de resaltar por su originalidad es la imposta superior del ábside apoyada en canecillos interiores. En el añadido sur se conservan sepulcros procedentes de la necrópolis de la iglesia, con fechas que van desde inicios del siglo XI al siglo XIII. Obispado de Santander. Para concertar la visita es preciso contactar con el párroco responsable del templo. GARCIA GUINEA, M.A.: El Románico en Santander. Santander 1979, tomo II, pp. 316-330. GONZALEZ ECHEGARAY, M.C.: Toranzo. Datos para la historia y etnografía de un valle montañés. Santander 1974. VV.AA.: Guía del Arte en Cantabria. Santander 1988, p. 311. Palacio de Ceballos El Caballero, en Argomilla. Colegiata de Santa Cruz, en Socobio (Castañeda). 13 Ermita románica de San Miguel de Carceña, en La Penilla (Sta. Mª de Cayón). Iglesia parroquial de Santa María de Cayón. Cuevas prehistóricas de Puente Viesgo. En la N-634, entre Vargas y Sarón, concretamente en La Penilla, hay que tomar una desviación en dirección al sur que nos aproxima, después de 1 km., a Argomilla.
Arriba                Indice de Bienes de Interés Cultural