Iglesia Parroquial de Santa Maria Magdalena
Rucandio. Riotuerto
Declarada Bien de Interés Cultural / 1988


      Situada en la parte más alta del pueblo, se alza la magnífica iglesia de Santa María Magdalena, quizás el ejemplo más claro de la impronta del barroco en Cantabria, tanto por la disposición de su planta como por su alzado. Fue ordenada su construcción en 1740 por D. Tomás de Crespo Agüero, en aquel tiempo Arzobispo de Zaragoza, y natural de Rucandio.

      En la iglesia de Rucandio llama poderosamente la atención su planta central octogonal, marcada tanto al interior como al exterior del templo. Una gran bóveda, que abarca toda la nave, cubre el cuerpo de la iglesia. A los pies del edificio se sitúa una gran torre, también octogonal, de cuatro alturas y remate en balaustrada de recuerdo herreriano, en magnífica fábrica de sillería con impostas y sin vanos. A través de la torre se abre la entrada a la iglesia, con una sencilla puerta entre pilastras y frontón partido con cruz volante.

      En todo el exterior del edificio destaca la austeridad decorativa, propia de la tradición montañesa, y prueba de que el edificio fue realizado por canteros autóctonos.

      El interior posee una decoración típicamente barroca. La parte alta de los muros, antes del friso que los separa del arranque de la bóveda, lleva grandes relieves de estuco policromado, propios de la época. La ornamentación, al igual que la construcción del templo, se deben al mecenazgo de D. Tomás de Crespo Agüero, como aparece reflejado en la inscripción que corre a lo largo de todo el interior, previa al arranque de la cúpula.

      Destacan también dentro del templo, el retablo churrigueresco ubicado en el presbiterio, varios lienzos, copias de obras conocidas, así como un retrato del Arzobispo.

      No son muchos los datos que tenemos del mecenas de la iglesia de Santa María Magdalena. Sabemos que D. Tomás de Crespo había nacido en Rucandio en 1668, y que su carrera eclesiástica culminó en 1726, cuando fue nombrado Arzobispo de Zaragoza. Previamente, había sido Canónigo lectoral en Cádiz y Sevilla, y Obispo de Ceuta.

      Obispado de Santander. Para concertar la visita es preciso ponerse en contacto con el párroco responsable del templo, que reside en La Cavada.

      CAMPUZANO, E. y ZAMANILLO, F.: Cantabria Artística I. Arte religioso. Santander 1980, p. 41.

      GARCIA GUINEA, M.A.: Guía artística de Cantabria. Santander 1988, pp. 58-59.

      VV.AA.: Guía del Arte en Cantabria. Santander 1988, pp. 304-305.

      Portalada de Carlos III, en La Cavada. 75

      En Liérganes:

      Iglesia de San Pedro Ad Víncula, casonas y palacios.

      Cruz de Rubalcaba.

      Palacio de Cuesta-Mercadillo, en La Rañada.

      Palacio y Museo de Elsedo, en Pámanes. 69

      En Entrambasaguas:

      Palacio de los Fernández de Velasco. 67

      Palacio de los Acebedo, en Hoznayo. 68

      Desde Santander por la N-634, en dirección a Bilbao, se llega hasta Solares, donde se debe tomar una desviación a la derecha que conduce a La Cavada después de 5 km. Rucandio se encuentra a 1,8 km. al suroeste de La Cavada. La iglesia es fácil de localizar en la parte alta del pueblo.


Arriba                Indice de Bienes de Interés Cultural