Iglesia Parroquial de San Andres
Rasines
Declarada Bien de Interés Cultural / 1985


      En la cuna del linaje de los grandes arquitectos Juan y su hijo Rodrigo Gil de Hontañón (maestro mayor de las catedrales de Segovia, Salamanca, Santiago, Ciudad Rodrigo, Plasencia, Astorga..., y autor de edificios singulares como la fachada de la Universidad de Alcalá y el palacio de Monterrey de Salamanca), se erige este templo de sencilla estructura, hoy en estado ruinoso.

      Construida a finales del siglo XVI, posiblemente a partir del mandato testamentario del gran arquitecto renacentista Rodrigo Gil de Hontañón, que funda una capellanía, es una gran obra de sillarejo, casi siempre en arenisca, con sillares de caliza en los esquinales, contrafuertes y cercos de los vanos.

      El proyecto inicial de planta de salón con tres naves, de tipo columnario, como las trasmeranas de Ajo e Isla, o Liendo, se redujo a la actual disposición, por los arquitectos Rodrigo de Rasines y Pedro de la Torre Bueras.

      Posee planta en forma de cruz latina, con ábside rectangular, crucero, amplia nave de tres tramos, que se remataba en el hastial con una esbelta torre. Las bóvedas son de crucería con terceletes, de tradición gótica.

      Al interior se destaca la grandiosidad del retablo mayor, de estilo barroco churrigueresco, de orden salomónico, tres calles y más de diez metros de altura, realizado hacia 1700 por Jerónimo de Angulo y Domingo de Rivero, autores así mismo del retablo lateral del evangelio. El de la epístola es una copia moderna de éste. Detrás del retablo mayor -que presenta también un grave problema de conservación por la existencia de termitas-, existe pintura mural realizada con anterioridad a la contratación del retablo.

      El pórtico de arcadas de la fachada sur, de aspecto sencillo y que cobija la austera portada principal del templo, fue diseñado en 1756 por Andrés Antonio Bolde.

      Desde hace quince años la iglesia se encuentra en un lamentable estado a consecuencia del desplome de la torre, por un problema irreversible de cimentación, que en su día no pudo ser atajado a pesar de las grandes grietas que se advertían. En su caída arrastró también al último tramo de la nave y se perdió el interesante órgano romántico del siglo XIX que se alojaba en su interior. Aún no se han encontrado recursos económicos para su reconstrucción.

      Es la iglesia parroquial del lugar, pero en la actualidad carece de culto. Desde el exterior se contemplan los retablos y el aspecto interior del templo.

      CAMPUZANO, E.; ZAMANILLO, F.: Cantabria Artística. I. Arte religioso. Santander 1980.

      VV.AA.: Guía del Arte en Cantabria. Santander 1988, p. 465.

      Antigua plaza de Toros cuadrada, junto a la ermita de los Santos Mártires, en Rasines.

      Iglesia de Santa Marina, en Udalla. 2

      Santuario de la Bien Aparecida, en Hoz de Marrón (Ampuero). 114

      Palacio de Revillagigedo, en Ramales de la Victoria.

      Situada a unos 65 km. al sureste de la capital. En la N-634 es preciso tomar la desviación hacia Ampuero y Ramales al llegar a Colindres. Después de unos 12 km. aproximadamente se llega a Rasines, pudiéndose encontrar el templo a la entrada de la localidad.


Arriba                Indice de Bienes de Interés Cultural