Finca de la Sociedad «Puente san Miguel, s. a.»
Puente San Miguel. Reocin
Declarada Bien de Interés Cultural / 1986


      En el pueblo de Puente San Miguel, no lejos de la Casa de Juntas donde se gestara el embrión de la Provincia de Cantabria, se encuentra el único Bien de Interés Cultural, que, con la categoría de Jardín Histórico, ha sido declarado en Cantabria. La finca perteneció a don Marcelino Sanz de Sautuola, insigne humanista, y padre de la descubridora de las cuevas de Altamira.

      Se accede a la finca a través de una bella portada del siglo XVIII, coronada por un magnífico escudo de armas, con dos leones por soportes y abundante adorno de lambrequines. El campo cuartelado presenta las armas de Sanz, de Sautuola, de Ortiz y de Taranco en sus cuatro divisiones, y pertenecen a los apellidos de los abuelos de don Marcelino.

      Don Marcelino Sanz de Sautuola fue el primero en impulsar el desarrollo de la finca. Sus aficiones naturalistas pronto se extendieron a la arboricultura y a la botánica; así, en 1866 publicó un informe sobre la posible aclimatación del "Eucalyptus globulus" en nuestra región, el cual ya había plantado en la finca en 1863, importado de las Islas Hieres. Debido a este hecho, don Marcelino es considerado el introductor del eucalipto en Cantabria, y de aquellos primeros ejemplares, todavía se conserva un enorme tocón en Puente San Miguel.

      Entre la cantidad de árboles que alberga la finca, quizás el más abundante sea el Castaño de Indias, y de entre éstos, el más destacable es un ejemplar que se encuentra junto al jardín que diseñara el famoso proyectista sevillano Javier de Winthuysen, con un tronco de 3 metros de circunferencia.

      De los ejemplares arbóreos dignos de mención, es preciso reseñar una excepcional Magnolia con más de doscientos años, considerada por algunos expertos como la mejor de Europa; una monumental Secuoya siempreverde, de 5,40 m. de perímetro, o un espectacular Cedro del Atlas de más de 30 m. de altura. Igualmente, llaman la atención las alineaciones de Plátanos de sombra; la avenida de jóvenes Hayas desde la portalada a la casa; los sobresalientes Arces rojos que flanquean el camino a la iglesia de la finca, o el paseo con Alcornoques, que llega hasta la carretera de Santillana del Mar.

      Además de la magnífica colección de árboles que puebla la finca, debe señalarse la existencia de dos monumentos, uno de ellos conmemorativo al descubrimiento de las cuevas de Altamira, obra del escultor Jesús Otero; el otro, dedicado al escritor y periodista Victor de la Serna, con un medallón obra de Victorio Macho.

      GONZALEZ ECHEGARAY, Mª C.: Escudos de Cantabria. Tomo II. Vitoria 1972, pp. 258-259. LORIENTE ESCALLADA, E.: Finca Puente San Miguel. Santander 1991. SANZ DE SAUTUOLA, M.: Escritos y documentos. Santander 1976.

      En Santillana del Mar: Colegiata de Santa Juliana y claustro. Ficha 36. Conjunto histórico. Ficha 128. Cuevas de Altamira. Palacio de Mijares. Ermita de los Valles, en Puente San Miguel. Palacio y Torre de Bustamante, en Quijas (Reocín). Ficha 102

      Puente San Miguel se encuentra en el margen derecho de la N-634, en el tramo entre Torrelavega y Cabezón de la Sal, a 31 km. al oeste de Santander. La entrada principal a la finca se localiza junto a la carretera comarcal que lleva a Novales (Alfoz de Lloredo).


Arriba                Indice de Bienes de Interés Cultural