Iglesia de Santa Maria
Yermo. Cartes
Declarada Bien de Interés Cultural / 1930


      Es muy posible que ya a mediados del siglo IX existiera, en el lugar donde hoy se levanta la iglesia de Santa María, un cenobio que, por su antigüedad, representaría una de las primeras fundaciones monásticas de Cantabria. La iglesia de Santa María representa el único vestigio de lo que fue un importante monasterio dependiente desde muy pronto del Obispado de Oviedo.

      El templo actual, en buen estado de conservación, es de pequeñas proporciones, de una sola nave y ábside semicircular con diversos añadidos de los siglos XVII y XVIII, como la sacristía y la espadaña.

      La puerta de acceso al templo se sitúa como es habitual en su zona meridional. Avanzada del muro, se organiza a partir de un baquetón de cinco arquivoltas apuntadas que apoyan sobre una línea de cimacios decorados con entrelazos vegetales. Llama la atención en esta bella portada sus elementos decorativos, cuya iconografía se basa principalmente en la muy románica imagen de la lucha entre el bien y el mal, representados en sus capiteles y tímpano por combates de caballeros, animales, etc.

      De los elementos decorativos de la portada, destaca su magnifico tímpano, un bajo relieve con la representación de un caballero con casco, escudo, lanza y espada corta que se defiende de un dragón con cabeza y patas de león, alas de águila y cola de serpiente. Curiosamente en el reverso de la pieza, ya en el interior sagrado del templo, el tímpano mantiene parecida representación, pero con el jinete hiriendo a la fiera mortalmente.

      Existe a ambos lados de la portada dos vanos con arco de medio punto doblado, rematados con guardapolvos de billetes sobre los que se sitúan dos relieves de felinos y otros dos enmarcados en arcos que representan a la Virgen con el Niño y a dos personajes femeninos no determinados con la inscripción "SANTA MARINA".

      Los elementos decorativos del exterior se completan con una magnifica serie de canecillos de variada temática y que bien merecen reposada contemplación, en ellos nos podemos encontrar a cazadores, juglares, representaciones obscenas de la lujuria, la avaricia, así como decoraciones vegetales y geométricas. Del interior destaca el arco triunfal apoyado sobre capiteles historiados con la Adoración de los Magos en el de la derecha y el pantocrátor con el tetramorfos a la izquierda.

      La iglesia de Santa María fue construida por Pedro Quintana en 1203 como se hace constar en la jamba derecha de la puerta.

      Es muy posible, dada la similitud de formas y técnicas que uno de los maestros que trabajo la escultura de Yermo lo hiciera también en los capiteles del claustro de la Colegiata de Santillana del Mar.

      Obispado de Santander. En una casa del pueblo próxima a la iglesia se pueden solicitar las llaves del templo.

      GARCIA GUINEA, M.A.: El románico en Santander. Santander 1979, tomo II, pp. 382-411.

      ORTIZ DE LA TORRE, E.: La montaña artística. Arquitectura religiosa. Madrid 1926, pp. 39-42.

      Riocorvo (Cartes). 118

      Cartes. 117

      Monasterio de Ntra. Sra. de Las Caldas del Besaya (Cartes).

      Casonas y palacios de Viérnoles (Torrelavega).

      Ermita de la Rueda y estela de Barros (Los Corrales de Buelna).

      En Torrelavega se toma la N-611 con dirección a Palencia. Pocos km. después, en el cruce de Riocorvo, se coge el desvío a la derecha que conduce a Ibio y Virgen de la Peña. A escasos dos km. se encuentra la localidad de Yermo. La iglesia está ubicada en la parte más alta del pueblo.


Arriba                Indice de Bienes de Interés Cultural