Torre Medieval de Velo
Arce. Pielagos
Declarada Bien de Interés Cultural / 1983


      La torre medieval de Velo es un excelente ejemplo de la evolución arquitectónica que han tenido algunas torres medievales de la región: la construcción de bellos palacios o casonas nobiliarias, con sus respectivas portaladas, durante los siglos XVI y XVII, como ampliación del viejo edificio medieval.

      Esta fortificación perteneció a la familia de los Ceballos-Escalante y ejercía un control fiscal del paso de la barca por el río Pas, junto con otra torre en Arce propiedad de la Casa de la Vega. En la otra margen del río, en Oruña, existían dos atalayas más con la misma función, pertenecientes también al solar de Casa de la Vega. La construcción a partir de 1685 del famoso puente de piedra de Arce significó un avance importante en las comunicaciones entre Santander y Castilla, ya que salvaba definitivamente los inconvenientes del paso del río en barca cuando los puentes de madera eran arrastrados por una crecida.

      La torre es de planta cuadrada, 9,5 m. de lado, y tiene 16 m. de altura. Su tejado, a cuatro vertientes, está rodeado de almenas tipo capirote. En la torre se utilizó piedra de sillería en esquinales y vanos. A la altura del adarve conserva todavía algunas gárgolas.

      Contaba esta construcción con una cerca alrededor, que se reforzaba con cubos redondos provistos de almenas cuadradas. Esta muralla fue cubierta por la reconstrucción del siglo XVII, que adosó, excepto en la fachada principal, una casa solariega envolviendo la atalaya medieval. No obstante, aún se conservan tres torreones de la muralla medieval, distinguibles de la cerca de época moderna por su posición y factura. Extramuros había anchos fosos, todavía visibles en el lado norte del edificio. La conservación del inmueble es penosa, presentando un estado de ruina las alas este y norte de la casa-palacio.

      La propiedad de la torre pasó de los Ceballos al linaje de los Santiyán en 1685. Estos fueron, de la mano de Roque de Santiyán, los artífices de la ampliación y reconstrucción del edificio. En la torre se abrieron nuevos vanos y se ampliaron los existentes. Todavía se conserva, aunque en estado borroso, el escudo de esta familia, de la cual desciende el héroe de la Guerra de la Independencia (1808-1814), Pedro Velarde.

      El acceso se realiza por una bellísima portalada, austera y de sabor clásico, que presenta arco de medio punto entre pares de pilastras adosadas, un segundo cuerpo con escudo muy erosionado, igualmente entre pilastras, y un frontón triangular con remates piramidales y en bola. Algunos investigadores han atribuido esta portalada a Juan de Herrera.

      La propiedad es privada. La finca permanece cerrada y en parte abandonada.

      GONZALEZ DE RIANCHO, J.: "Torres y Solares Montañeses". Altamira 1959, pp. 324-325. MUÑOZ JIMENEZ, J.M.: Torres y Castillos de la Cantabria medieval. Santander 1993, p. 118. VV.AA.: Patrimonio Arquitectónico Civil de Cantabria. Fundación Santillana 1989, p. 48.

      En Arce: Puente del siglo XVII. Ficha 73. Palacio del Marqués de la Conquista Real y su portalada. En Oruña (Piélagos): Casa de los Tiros. Iglesia del siglo XVII. En Escobedo (Camargo): Cuevas prehistóricas de El Pendo y de Santián. Castillo altomedieval de Camargo. Iglesia del siglo XVI-XVII.

      En la antigua carretera entre Santander y Torrelavega, aproximadamente a mitad del trayecto, se encuentra la localidad de Arce. Allí deberá tomarse una desviación hacia Escobedo que enlaza finalmente con la N-623, Santander-Burgos. Después de 1 km. se llega al Barrio de Velo donde se encuentra el conjunto monumental.


Arriba                Indice de Bienes de Interés Cultural