Cantabria 102 Municipios 
liébana
occidente
saja-nansa
besaya
campoo
santander
pas-miera
trasmiera
asón-agüera
oriente
descripción general
historia
personajes
patrimonio
naturaleza
población
núcleos de población
economía
etnología y folklore
gastronomía y hostelería
guía de servicios
buscador de municipios

gobierno de cantabria
el diario montañes
Riotuerto patrimonio religioso
patrimonio civil
 
patrimonio industrial
linea decorativa linea decorativa

Las construcciones religiosas más destacadas del municipio son San Juan Bautista (La Cavada), la capilla de Santa Mónica (La Cavada), Santa María Magdalena (Rucandio) y la iglesia de Santa Lucía (La Cavada).

San Juan Bautista de La Cavada es un templo de planta de cruz latina con la cabecera cubierta por una bóveda con ligaduras, en la cual se aprecian elementos del siglo XVI de estilo tardogótico. El cuerpo fue ampliado a finales del siglo XVII, principios del XVIII,configurando un templo de salón, y la espadaña exterior, concluida a mediados del XVIII (en el reloj de sol consta el año 1790). Las capillas adosadas abiertas al transepto fueron levantadas hacia 1600 promovidas por la familia Cordero Lombana; la de la epístola custodia el sepulcro de Juan Martínez de Lombana (testó en 1630). La iglesia custodia un retablo mayor romanista datado hacia 1630-1640 cuyas características remiten a los modelos creados por Rodrigo de los Corrales; la escultura se relaciona con Juan de Pobes y las composiciones palentinas.

La capilla de Santa Mónica de La Cavada es una construcción compuesta por capilla mayor y nave levantadas a mediados del XVI, a las cuales se adosó una sacristía cubierta por ligaduras combadas formando un octógono y finalizada hacia 1796 (fecha pintada en uno de los muros).

Santa María Magdalena de Rucandio fue construida a mediados del XVIII a instancias de Tomás Crespo Agüero, arzobispo de Zaragoza impulsor de las Escuelas Pías y una capilla en El Pilar –en la torre consta el año 1736 y en el friso el 1740–. Se trata de un templo de planta octogonal, revisión de la helicoidal, al cual se accede por la torre de cuatro pisos rematada por una balaustrata de pináculos. La singular traza de la planta se atribuye a un maestro del entorno aragonés del religioso. Custodia un retablo mayor relacionado con las obras realizadas por los Ramírez en la primera mitad del siglo XVIII, se considera que fue importado desde Zaragoza, donde pudo ser realizado por los escultores Tomás de Messa o José Ramírez de Arellano. Los cuatro tramos del testero están ornados con pinturas con escenas de la vida de Cristo atribuidos a Pablo Félix Rabiella, así mismo también se conservan otros tres lienzos de temática religiosa, dos de ellos réplicas de Ribera y otro de la escuela madrileña, y un retrato del comitente Tomás de Aguero. Fue declarada Bien de Interés Cultural en 1988.

Santa Lucía de La Cavada fue construida hacia 1880 con el propósito de servir de lugar de enterramiento de la familia compuesta por Jerónimo Roiz de la Parra (1880), María Clotilde de la Pedraja (1893) y su hija Ana Roiz de la Pedraja (1889). El templo sigue la corriente historicista de la época, en este caso se acude al barroco, se recurre sin embargo al uso de materiales constructivos modernos: hormigón, combinado con el yeso y la madera. Custodia tres retablos realizados a finales del XIX. Se atribuye al arquitecto Alfredo de la Escalera y Amblard.

Por último han de reseñarse la iglesia de San Roque en Angustina, un pequeño templo en estado de ruina, y los desaparecidos santuarios de Santa María Magdalena y la ermita San Roque en Rucandio.

 

© Copyright EL DIARIO MONTAÑÉS, Editorial Cantabria Interactiva S.L. CIF:B39495460 C\ La Prensa s/n 39012 Santander Registro Mercantil de Santander,
Tomo 723, Folio 165, Sección 8ª, Hoja S11607, Inscripción 1ª     Aviso Legal / Política de privacidad/ Política de Cookies