Cantabria 102 Municipios 
liébana
occidente
saja-nansa
besaya
campoo
santander
pas-miera
trasmiera
asón-agüera
oriente
descripción general
historia
personajes
patrimonio
naturaleza
población
núcleos de población
economía
etnología y folklore
gastronomía y hostelería
guía de servicios
buscador de municipios

gobierno de cantabria
el diario montañes
Riotuerto etnografia y folklore
   
fiestas populares
     

Los cañones de La Cavada. El origen de esta fábrica está ligado al de la factoría de Liérganes. A partir de 1634 Jorge de Blande, natural de Luxemburgo y que sustituye a Jean Curtius al frente de la fábrica de Liérganes, creó dos nuevos hornos en La Cavada destinados a la fundición de cañones y munición y poco después fundó un establecimiento dedicado a la elaboración de pólvora que llevó el nombre de Santa Bárbara.

Nació así una instalación fabril creada para dotar las baterías de los buques de la armada española, llegando a suministrar armamento a las plazas fuertes de España, las colonias y la Armada Real. A la fábrica llegaron numerosos operarios flamencos para enseñar las últimas técnicas de fundición; la calidad de sus piezas hizo que fueran apreciadas en toda Europa, de forma que, hacia 1759, entre las ferrerías de Liérganes y La Cavada tenían en funcionamiento cinco hornos de fusión y dos de reverbero.

En 1763 la fábrica inicia una nueva etapa bajo el control del ejército, pero la deficiente administración provocó un fracaso de la instalación. Tras ello, el gobierno de Floridablanca decidió reorientar la dirección de la fábrica que fue encomendada al Ministerio de Marina para el restablecimiento del antiguo método de fundición con el que la factoría recobrará su máximo esplendor.

El éxito fue tan grande que sólo entre 1783 y 1784 se fabricaron 958 cañones, se fundieron obuses navales recamarados y, para conmemorar esta efemérides, se construyó el Arco de Carlos III, que aún perdura.

Entre 1629 y 1830 la producción de los altos hornos de Liérganes y La Cavada fue de cerca de cien mil toneladas de hierro colado, 26.000 cañones y municiones de diferente tipo. El hierro producido era de la llamada clase gris.

A partir de 1787 la industria se orienta hacia la fabricación de bienes de equipo para las industrias privadas y escudos para los palacios reales. Muestra de ello son las cañerías de las fuentes de la granja de San Ildefonso en Segovia. Sin embargo, por la carencia de recursos económicos y de materias primas la fábrica entró en decadencia hasta el cese de su actividad en 1826.

 

© Copyright EL DIARIO MONTAÑÉS, Editorial Cantabria Interactiva S.L. CIF:B39495460 C\ La Prensa s/n 39012 Santander Registro Mercantil de Santander,
Tomo 723, Folio 165, Sección 8ª, Hoja S11607, Inscripción 1ª     Aviso Legal / Política de privacidad/ Política de Cookies