Cantabria 102 Municipios 
liébana
occidente
saja-nansa
besaya
campoo
santander
pas-miera
trasmiera
asón-agüera
oriente
descripción general
historia
personajes
patrimonio
naturaleza
población
núcleos de población
economía
etnología y folklore
gastronomía y hostelería
guía de servicios
buscador de municipios

gobierno de cantabria
el diario montañes
Ribamontán al Monte etnografia y folklore
   
fiestas populares
     

Merindad de Trasmiera. El sitio de Toraya, en valle de Hoz, en el centro del término municipal de Ribamontán al Monte, fue durante siglos escenario de las reuniones de los procuradores generales de las Juntas Generales de la Merindad de Trasmiera, una entidad administrativa que articulaba aquellos territorios situados entre la cordillera y el mar Cantábrico, entre los márgenes del río Miera y el río Asón. La Merindad agrupaba las Juntas (unión de concejos-parroquias) de Cesto (los actuales municipios de Bárcena de Cicero, Hazas de Cesto y Solórzano), Cudeyo (Entrambasaguas, Liérganes, Marina de Cudeyo, Miera, Medio Cudeyo y Riotuerto), Siete Villas (Arnuero, Bareyo, Meruelo y Noja), Voto y Ribamontán (Ribamontán al Mar y Ribamontán al Monte), así como las villas de Argoños, Escalante y Santoña, agregadas mediante carta de hermandad en 1579.

En tiempo de los Reyes Católicos, la Merindad quedó integrada en el Corregimiento de las Cuatro Villas, entidad que convivía con la Junta de las Cuatro Villas de la Costa. Trasmiera no se incluyó en la primera provincia de Cantabria constituida en 1778; sí lo hizo en la Provincia Marítima de Santander (llamada durante la ocupación francesa ‘Departamento de Cabo Mayor y Prefectura de Santander’).

Durante el Trienio Liberal (1820-1823), los territorios de Trasmiera se dividieron en 19 ayuntamientos, entonces dependientes de los partidos judiciales de Liérganes, Entrambasaguas y Santoña. En la actualidad, esta entidad pervive en la memoria y se ha propuesto la creación de una Mancomunidad de Trasmiera, integrada por esos 19 ayuntamientos de la antigua Merindad.

Urbanización de casonas. En el barrio de Cagigal de Hoz de Anero se levantó en los años setenta del siglo XX una urbanización compuesta por una decena de casas levantadas con elementos procedentes de otras erigidas a lo largo de la Edad Moderna en Cantabria (Gajano, Limpias, Torrelavega...) y otras regiones. El proyecto de Ángel Luis de la Herrán se inició en 1972 partir de la restauración del palacio de la Vega, y supone uno de los más contundentes ejemplos de la supervivencia del vocabulario del estilo regionalista acuñado en las primeras décadas del siglo XX.

 

© Copyright EL DIARIO MONTAÑÉS, Editorial Cantabria Interactiva S.L. CIF:B39495460 C\ La Prensa s/n 39012 Santander Registro Mercantil de Santander,
Tomo 723, Folio 165, Sección 8ª, Hoja S11607, Inscripción 1ª     Aviso Legal / Política de privacidad/ Política de Cookies