Cantabria 102 Municipios 
liébana
occidente
saja-nansa
besaya
campoo
santander
pas-miera
trasmiera
asón-agüera
oriente
descripción general
historia
personajes
patrimonio
naturaleza
población
núcleos de población
economía
etnología y folklore
gastronomía y hostelería
guía de servicios
buscador de municipios

gobierno de cantabria
el diario montañes
Noja etnografia y folklore
   
fiestas populares
     

Molinos de mar. En Noja sobreviven los restos de dos molinos de marea. Estos ingenios utilizaban como fuerza motriz, la salida del agua a través de unas esclusas, abiertas en unas presas que se llenaban durante la pleamar. Se trata del molino de Joyel, situado sobre la marisma homónima. Propiedad del Concejo de Noja, aparece documentado en 1597. Sus restos actuales datan de 1687, año en que concluyó su construcción conforme a las trazas de los maestros canteros Francisco de Cueto y Antonio de Venero. El segundo molino conservado es el de la Victoria, que se alza sobre la ría de Helgueras, también propiedad del concejo y documentado desde 1629, fecha en que se considera concluido. Hubo en Noja un tercer molino, el de Fontorilla, documentado en 1597 y cuya ubicación se desconoce.

Artífices de Noja. En Noja, como en otros lugares de la Junta de Siete Villas y el resto de la Merindad de Trasmiera, fueron muchos los vecinos que durante la Edad Moderna trabajaron como artífices en proyectos y empresas artísticas emprendidas entonces en España. Entre ellos sobresalen los hermanos Rodrigo y Juan de los Corrales Isla, ensambladores activos en el siglo XVI. El primero, considerado el introductor del clasicismo de los talleres vallisoletanos en Cantabria, nació hacia 1570-1580. Intervino en la realización de retablos y otras piezas muebles para numerosos templos, entre ellos la parroquial de Castillo, la iglesia de Santa María de la Asunción de Laredo, San Mamés de Meruelo, San Martín de Ajo o San Pelayo de Cicero. Por su parte, Juan de los Corrales consta como autor de diversas piezas muebles para iglesias de Cantabria así como escultor en proyectos realizados en colaboración con su hermano, como el retablo mayor de San Martín de Ajo. Otro retablista a comentar es Nicolás del Mazo que trabajó en Cantabria (retablo de San Andrés de Montealegre de Sámano)

Entre los maestros canteros de Noja se cuentan iniciadores y representantes del clasicismo activos a finales del XVI y a lo largo del XVII. A este grupo pertenecen los distintos miembros de la familia Cabanzo: Bartolomé, Sebastián, Juan y Pedro, que trabajaron en Palencia (San Miguel de Tariego de Cerrato, San Hipólito de Támara); Pedro de los Corrales, que intervino en obras en Cantabria (parroquial de Noja) y Valladolid; Diego Ibáñez Pacheco que intervino en obras religiosas y civiles en Asturias y Galicia (conventos de San Francisco y de Santo Domingo de Vivero, catedral de Mondoñedo). También son numerosos los canteros de Noja que trabajaron dentro de los parámetros del barroco, imperante entre finales del XVII y a lo largo de todo el XVIII. A este grupo pertenecen Juan de Arruza, Miguel de Assas, José de Cavo Crespo, Gregorio Díez de Palacio, Lucas Díez de Palacio, Juan Pérez de Vicuna, Domingo Pineda, Francisco Ruigómez Alonso, Francisco Ruigómez Pineda, Domingo Ruiz de Ris (maestro mayor de la catedral y del obispado de Cuenca, desde 1675 hasta su fallecimiento en 1689), Lorenzo Ruiz de Ris, Andrés Torre Pineda, Simón de Setién, Manuel de la Sierra Rozas (coautor del ayuntamiento de Castro Urdiales), José de Vallado, Diego de Velasco, José Ventura de Palacio San Martín, José de la Teja, Antonio Torre, Francisco Torre.

Por último citar la labor de los numerosos campaneros de Siete Villas. Naturales de Noja constan los nombres de Juan Gómez Cuesta y Rafael de Arana.

 

© Copyright EL DIARIO MONTAÑÉS, Editorial Cantabria Interactiva S.L. CIF:B39495460 C\ La Prensa s/n 39012 Santander Registro Mercantil de Santander,
Tomo 723, Folio 165, Sección 8ª, Hoja S11607, Inscripción 1ª     Aviso Legal / Política de privacidad/ Política de Cookies