Cantabria 102 Municipios 
liébana
occidente
saja-nansa
besaya
campoo
santander
pas-miera
trasmiera
asón-agüera
oriente
descripción general
historia
personajes
patrimonio
naturaleza
población
núcleos de población
economía
etnología y folklore
gastronomía y hostelería
guía de servicios
buscador de municipios

gobierno de cantabria
el diario montañes
Bareyo patrimonio religioso
patrimonio arqueológico
 patrimonio civil
patrimonio industrial 
linea decorativa linea decorativa

En Bareyo se encuentran edificios religiosos de gran interés, entre ellos, la iglesia de Santa María (Bareyo), la iglesia de San Martín (Ajo), San Vicente (Güemes), el convento de San Ildefonso (Ajo) y San Pedro de Sopoyo (Ajo).

Santa María de Bareyo es uno de los edificios más destacados y antiguos del municipio. Se trata de una construcción de una sola nave cuya cabecera y transepto de estilo románico se remontan a mediados del siglo XII y presentan una interesante decoración escultórica. A lo largo del XVI, el templo fue profundamente modificado con la construcción de varias capillas y, a comienzos del XX, se le adosó la torre, de estilo neorrománico. En la cabecera se encontraba un retablo de Rodrigo de los Corrales terminado en 1608, que fue trasladado a la catedral de Santander en 1954, fecha en la cual la sede catedralicia era sometida a una restauración. Fue declarado Bien de Interés Cultural en 1978.

San Martín de Ajo, documentada desde 1578 y diseñada por Juan Vélez de la Huerta en 1594, corresponde al modelo de planta de salón con tres naves cubiertas con bóvedas de crucería estrellada. Presenta una cabecera semicircular y avenerada. En las naves laterales se abren dos capillas: la del lado del evangelio (1626) es obra de los canteros Mateo Muñoz del Carre y Pedro Alonso del Carre; la segunda fue mandada levantar por Pedro Llavad del Camino para su enterramiento. Está cubierta por una cúpula rebajada sobre pechinas y es obra de Juan de la Riva Vélez. En el lado de la Epístola se abren dos capillas atribuidas a Mateo del Pontón. Una de ellas alberga un notable calvario atribuido al escultor Juan de Sobremazas, veedor del arzobispado de Burgos a comienzos del siglo XVII. El retablo mayor de San Martín (1629) fue realizado por el ensamblador Rodrigo de los Corrales, interviniendo en la ejecución de las esculturas Juan de Pobes y Juan de los Corrales. A los pies se alza una monumental torre, cuyo cuerpo de campanas fueron construidos hacia 1704 (el chapitel poligonal fue rehecho posteriormente).

San Vicente, parroquial de Güemes, es una iglesia de una sola nave y cabecera poligonal con coro alto a los pies y cubierta de crucería. Fue construida a finales del siglo XVI y remodelada en el XVII. En 1797 se sometió a una restauración supervisada por el bilbaíno José Alday, arquitecto mayor del obispado de Santander. Este templo custodia un retablo mayor prechurrigueresco trazado y ejecutado por Andrés de Monasterio, hacia 1677, así como otros dos retablos colaterales, uno de ellos prechurrigueresco y otro de principios del XVIII.

El convento de San Ildefonso de Ajo fue fundado en 1588 y sus trazas se atribuyen al maestro cantero Diego de Sisniega, familiarizado del clasicismo de El Escorial y Lerma y la obra de Francisco de la Mora. En un primer momento lo habitó una comunidad de carmelitas, más tarde sustituidos por los dominicos que vivieron en él hasta la exclaustración de 1835. La iglesia alberga un retablo romanista de piedra, a ambos lados del crucero se abren dos arcosolios. El del lado del evangelio custodia una escultura del fundador del convento Alonso del Camino.

San Pedro de Sopoyo de Ajo es un santuario de una nave de capilla mayor cuadrada, nave de tres tramos y camarín tras la cabecera. Conserva varios elementos románicos procedentes de la construcción primitiva en los primeros tramos de la nave (líneas de imposta y arranque de bóveda), el exterior (canecillos) y portada (restos románicos). La capilla mayor fue levantada en el XV y la nave se estima que lo fue en el siglo XVII. Alberga un retablo mayor rococó de la segunda mitad del XVIII.

Otros santuarios a reseñar son la ermita de San Julián, edificio de origen gótico (XIV-XV), con añadidos del XVII, con un retablo neoclásico en el interior; la ermita de San Juan, del siglo XVII; y la ermita de San Roque, construcción de una nave, documentada a mediados del XIX.

 

© Copyright EL DIARIO MONTAÑÉS, Editorial Cantabria Interactiva S.L. CIF:B39495460 C\ La Prensa s/n 39012 Santander Registro Mercantil de Santander,
Tomo 723, Folio 165, Sección 8ª, Hoja S11607, Inscripción 1ª     Aviso Legal / Política de privacidad/ Política de Cookies