Cantabria 102 Municipios 
liébana
occidente
saja-nansa
besaya
campoo
santander
pas-miera
trasmiera
asón-agüera
oriente
descripción general
historia
personajes
patrimonio
naturaleza
población
núcleos de población
economía
etnología y folklore
gastronomía y hostelería
guía de servicios
buscador de municipios

gobierno de cantabria
el diario montañes
bareyo naturaleza
fauna y flora   
 
 playas  
linea decorativa linea decorativa


Espacios protegidos.

La ría de Ajo, estuario del río Campiazo, está incluida en la Red Natura 2000 merced a su declaración como Lugar de Interés Comunitario (junto a la Costa Central), Zona de Especial Protección para las Aves (junto a las cercanas Marismas de Santoña, Victoria y Joyel). Abarca una superficie de 444,5 hectáreas y se trata de una de las mejor conservadas de la costa de Cantabria, gracias a la escasa urbanización del entorno. En este amplio estuario, que sirve de límite natural entre los municipios de Bareyo y Arnuero, se localizan los espartizales, marjales de tamariscos, cañaverales y carrizales que hacen de esta ría y de las cercanas marismas de Joyel, Victoria y Santoña un lugar de gran atractivo para las aves, convirtiéndolos en un punto fundamental de paso, tanto para aquellas de corto radio como para las de larga migración. Asimismo, estos lugares son para muchas una zona de invernada, llegándose a contabilizar hasta 20.000 individuos de 100 especies diferentes.


Otros lugares de interés.

Uno de los puntos más atractivos de la costa de Bareyo es el Cabo de Ajo, que avanza sobre el mar entre el arenal de Cuberris y la desembocadura de la ría de Ajo. Se trata del lugar más septentrional de Cantabria, el único que sobrepasa los 43° 30´ de latitud Norte. Sobre la punta del Rostro se yergue desde 1930 el único faro de esta costa (entre el faro del Pescador de Santoña y el faro de la Isla de Mouro, frente a la península de la Magdalena en Santander).

También presenta interés el Cabo Quintres, situado en el extremo oriental del municipio, en el que sobrevive el paisaje de prados y landas atlánticas. Se trata de un saliente de 132 metros que se proyecta y recorta sobre el mar desde el alto de La Atalaya y está considerado como uno de los acantilados más elevados de la costa cántabra.

En el interior es reseñable el Valle de Güemes, que se extiende entre breves montes y colinas, cuyo punto más elevado alcanza los 230 m. Está recorrido de oeste a este por una serie de arroyos (Liermo, Las Calderas, Cabra, Rumego), que se unen y desembocan, ya dentro del término de Meruelo, en el río Campiazo.

 

© Copyright EL DIARIO MONTAÑÉS, Editorial Cantabria Interactiva S.L. CIF:B39495460 C\ La Prensa s/n 39012 Santander Registro Mercantil de Santander,
Tomo 723, Folio 165, Sección 8ª, Hoja S11607, Inscripción 1ª     Aviso Legal / Política de privacidad/ Política de Cookies