Cantabria 102 Municipios 
liébana
occidente
saja-nansa
besaya
campoo
santander
pas-miera
trasmiera
asón-agüera
oriente
descripción general
historia
personajes
patrimonio
naturaleza
población
núcleos de población
economía
etnología y folklore
gastronomía y hostelería
guía de servicios
buscador de municipios

gobierno de cantabria
el diario montañes
Bareyo etnografia y folklore
   
fiestas populares
     

Folclore

Danzas de los arcos, palos y varas. En toda la comarca de Trasmiera son populares las danzas de con palos y con arcos florales, en Bareyo un grupo de vecinos ha devuelto a la vida estos bailes olvidados durante décadas. Tradicionalmente suelen participar entre nueve y trece personas animados por el tambor y el pequeño clarinete llamado requinto (en el pasado se tocaba la dulzaina) y se celebran en homenaje del santo patrón (el Carmen, Santiago, Santo Domingo, San Lorenzo, San Roque y San Pedruco).

Molinos de marea

Entre Ajo y Bareyo se registran entre los siglos XVI y XVIII ocho molinos de marea. En la actualidad se conservan restos de los molinos de marea levantados sobre la ría de Ajo. Se trata del llamado molino de Bareyo, documentado desde 1580, el molino de la Lastra, documentado desde 1675, el de Pasaduiro; documentado desde 1692, el molino de Manzaneda documentado desde el siglo XVII, el molino de Huyo; del que no consta documentación, el molino de la Laguna, documentado desde 1748, el molino de Picarrio; documentado desde 1748 o el molino de la Venera concluido en 1758, cuya traza se atribuye a Juan de la Peña.

Artífices de Bareyo

Como en otros lugares de Trasmiera son numerosos los vecinos de las localidades de Ajo, Bareyo y Güemes que a lo largo de la Edad Moderna trabajaron como maestros canteros, ensambladores, escultores.... en obras civiles y religiosas emprendidas a lo largo y ancho de la Corona de España. Entre los canteros se cuentan personajes como Gonzalo Güemes Bracamonte. Natural de Güemes y activo desde 1598, es considerado uno de los difusores del clasicismo arquitectónico en el noroeste de la península ibérica, trabajó en arquitectura religiosa y obras públicas en Avilés, Oviedo y Gijón. Otros maestros de cantería procedentes de estos tres concejos son Francisco de Viadero, natural de Güemes, a cuyo cargo estuvo la construcción de la catedral de Segovia entre 1660 y 1678; García de Güemes padre, activo en la segunda mitad del XVI en Soria, y su hijo del mismo nombre, que trabajó en Soria y el norte de Castilla; Francisco del Cueto, natural de Güemes y activo en la segunda mitad del XVII, que intervino en varios proyectos de la región; y Gonzalo de la Bárcena, activo en la segunda mitad del XVI, que intervino en la construcción de diversas infraestructuras civiles.

Entre los ensambladores nacidos en este municipio se cuentan Vicente Ortiz de Arnuero (Horna), autor de las trazas del retablo Santuario de Nuestra Señora de La Bien Aparecida en Hoz de Marrón; Martín Fernando de la Peña Carrera vecino de Ajo, nacido en 1642, con taller en Burgos y activo en proyectos como el trascoro de la catedral o el retablo mayor del Hospital del Rey; y Andrés de Monasterio, ensamblador y escultor vecino de Ajo activo en la segunda mitad del XVII, que intervino en retablos como el de San Vicente de Güemes, los de San Julián y Santa Basilisa de Isla, Támara (Palencia), el mayor de Herrera de Pisuerga o los sepulcros de los Ayala en la capilla del Sagrario de la catedral de Segovia. Otros ensambladores del lugar son Pedro Lainz Mazo, activo en el XVII, Domingo de Monasterio, Francisco Antonio de Monasterio, Juan Lainz y Lainz o Domingo de Monasterio, activos en el XVIII..

 

© Copyright EL DIARIO MONTAÑÉS, Editorial Cantabria Interactiva S.L. CIF:B39495460 C\ La Prensa s/n 39012 Santander Registro Mercantil de Santander,
Tomo 723, Folio 165, Sección 8ª, Hoja S11607, Inscripción 1ª     Aviso Legal / Política de privacidad/ Política de Cookies