Cantabria 102 Municipios 
liébana
occidente
saja-nansa
besaya
campoo
santander
pas-miera
trasmiera
asón
oriente
descripción general
historia
personajes
patrimonio
naturaleza
población
núcleos de población
economía
etnología y folklore
gastronomía y hostelería
guía de servicios
buscador de municipios
gobierno de cantabria
 
el diario montañes
Rionansa patrimonio industrial
patrimonio arqueológico
patrimonio religioso
patrimonio civil 
linea decorativa linea decorativa

El macizo de La Florida, que se desarrolla en los municipios de Valdáliga, Rionansa y Herrerías, fue objeto de explotación minera de calaminas, blendas y galenas entre 1855 y 1979. De esta explotación quedan, en el lugar de La Florida, vestigios del laboreo a cielo abierto, así como ruinas, casi irreconocibles, de un antiguo poblado minero que contaba, incluso, con un edificio destinado a capilla y escuela. En la Braña de Lacuarre puede aún observarse un pozo, para dos jaulas, de acceso a la mina del mismo nombre, dos casetas para transformadores eléctricos y varias chimeneas, canalizaciones y restos de edificaciones auxiliares. En este entorno se hallan entradas a la cueva de cueva del Soplao, Bien de Interés Cultural, con categoría de Lugar Natural desde 2005.

En el entorno del Nansa pueden verse varias obras de ingeniería y varios ingenios hidráulicos de interés. El elemento más destacado es el embalse de Palombera, que se extiende por 18 ha entre Herrerías y Rionansa. Se trata de una obra cuyo origen se remonta a 1941, fecha en que la empresa Saltos del Nansa S.A. comenzó a desarrollar una serie de actuaciones dirigidas al aprovechamiento hidroeléctrico de toda la cuenca. En 1950 se concluyó la presa de Palombera (provocando un gran impacto en la fauna fluvial), con unos 25 m de altura y 74 de longitud de coronación afirmados sobre bancos calizos de gran potencia.

Entre los ingenios hidráulicos situados en esta cuenca, se cuentan las ruinas del edificio de una antigua ferrería en las cercanías de Cossío, cuya licencia de construcción se otorgó en 1749 y dejó de funcionar en torno a 1860. Tanto la presa como el sistema hidráulico han desaparecido, y del canal sólo se aprecia su traza. Entre las instalaciones de aprovechamiento eléctrico se cuentan ‘La Molina’ de Celucos compuesto por un molino y una fábrica de luz de 1911 y la centrales hidroeléctricas de Celis y Rozadío. Por último reseñar la existencia de varios puentes de interés en el municipio: hay tres en Cosío, dos en Puentenansa, uno en Rozadío y uno en La Herrería, declarado Bien de Interés Local en 2004.

 

© Copyright EL DIARIO MONTAÑÉS, Editorial Cantabria Interactiva S.L. CIF:B39495460 C\ La Prensa s/n 39012 Santander Registro Mercantil de Santander,
Tomo 723, Folio 165, Sección 8ª, Hoja S11607, Inscripción 1ª     Aviso Legal / Política de privacidad/ Política de Cookies