Cantabria 102 Municipios 
liébana
occidente
saja-nansa
besaya
campoo
santander
pas-miera
trasmiera
asón-agüera
oriente
descripción general
historia
personajes
patrimonio
naturaleza
población
núcleos de población
economía
etnología y folklore
gastronomía y hostelería
guía de servicios
buscador de municipios

gobierno de cantabria
el diario montañes
Rionansa fauna y flora
   
 cuevas
   


El valle del Nansa constituye, dado su excepcional estado de conservación, uno de los últimos bastiones de la fauna cántabra autóctona. No en vano forma parte de la Reserva Nacional de Caza de mayor envergadura de la región: la del Saja. Así, habitan la zona especies cinegéticas típicas, tales como el jabalí y el corzo, que conviven con otros mamíferos: el zorro, el rebeco en las zonas más altas y la nutria a orillas del Nansa. Las estribaciones de Peña Sagra pueden, incluso, ser atravesadas ocasionalmente por el oso pardo.

La misma Sierra de Peña Sagra, declarada Zona de Especial Protección de Aves, es frecuentada por diversas rapaces, como el águila real y el buitre leonado.

Es también reseñable el valor piscícola del Nansa, pese a su retroceso en los últimos años debido a las actuaciones llevadas a cabo en el cauce del río para su aprovechamiento hidroeléctrico. Destacan el salmón y la trucha, de la que existe un coto de pesca en Rozadío.

En Rionansa puede observarse de forma bastante clara la gradación altitudinal que sufre la vegetación de tipo atlántico, si bien la acción antrópica provoca ciertas modificaciones del estado climático. Así, al norte del municipio, hasta altitudes en torno a los 350 m, abundan las plantaciones de eucalipto, ocupando generalmente terrenos arcillosos poco aptos para praderías. Éstas son también comunes, dada la dedicación ganadera del área; se localizan en la parte media del valle, aunque pueden encontrarse algunas más altas, en forma de bellos ejemplos de concentraciones de invernales con praderías y pastos asociados, como los de Tánago, en la cabecera del río Vendul.

La formación vegetal más importante son los bosques autóctonos de frondosas, fundamentalmente de robles y hayas. Un bosque mixto de estas dos especies ubicado cerca de San Sebastián de Garabandal es uno de los ecosistemas destacables del término. Como transición entre las praderías y los bosques de frondosas hay formaciones vegetales arbustivas, compuestas por acebedas, avellanedas o abedulares achaparrados y matorrales como piornales, escobales, brezales y escajales.

 

© Copyright EL DIARIO MONTAÑÉS, Editorial Cantabria Interactiva S.L. CIF:B39495460 C\ La Prensa s/n 39012 Santander Registro Mercantil de Santander,
Tomo 723, Folio 165, Sección 8ª, Hoja S11607, Inscripción 1ª     Aviso Legal / Política de privacidad/ Política de Cookies