Cantabria 102 Municipios 
liébana
occidente
saja-nansa
besaya
campoo
santander
pas-miera
trasmiera
asón-agüera
oriente
descripción general
historia
personajes
patrimonio
naturaleza
población
núcleos de población
economía
etnología y folklore
gastronomía y hostelería
guía de servicios
buscador de municipios
gobierno de cantabria
 
el diario montañes
Reocín patrimonio arqueologico
patrimonio religioso 
 patrimonio civil
patrimonio industrial 
linea docorativa linea decorativa

En Reocín se localizan numerosos yacimientos arqueológicos que han proporcionado evidencias que van desde época prehistórica a la Edad Media. Entre los hallazgos paleolíticos se cuentan los producidos en las cuevas de La Lora (Santa Isabel, Quijas), La Estación (Santa Isabel, Quijas), Rotablín-El Pernal (Caranceja), Peña Secocina (Caranceja), El Pasiego (La Veguilla), La Cuevona (Vinueva, Quijas) y la cueva del Hoyo de los Herreros (Barcenaciones); en terrazas fluviales situadas en las inmediaciones de las localidades de Cerrazo, Villapresente, Helguera y La Veguilla; y en parajes como el monte de Vinueva de Quijas, el monte Tejas-Dobra y la Peña Caranceja –muchos de estas investigaciones se realizaron en el contexto de las obras de la Autovía del Cantábrico–.

La cueva de La Lora, también llamada La Clotilde, situada en la localidad de Santa Isabel de Quijas, fue descubierta en 1906 por Hermilio Alcalde del Río y Henri Breuil. Ha proporcionado materiales paleolíticos, un fragmento de terra sigillata romana, y contiene un conjunto de manifestaciones artísticas rupestres: grabados que representan figuras animales y signos macarroni realizados con un solo dedo de la mano, grabados incisos finos y manchas rojas. La cueva de La Estación, también en Santa Isabel, fue también reconocida por Hermilio Alcalde del Río y Henri Breuil a principios del siglo XX; en el año 1980 se identificó en su interior una serie de manifestaciones artísticas similares a las de La Lora. Se trata de un conjunto de grabados realizados sobre la arcilla blanda de decalcificación del techo, la mayor parte concentrados a 120 m de la entrada. Tanto la cuevas de la Lora como la de La Estación forman parte de un mismo sistema kárstico, desarrollado en un potente farallón calizo ubicado entre el Valle de Reocín y el río Saja, ambas están declaradas Bien de Interés Cultural en 1997.

En cuanto a los yacimientos en antiguas terraza fluviales, en el de La Veguilla se recuperó casi un centenar de piezas líticas representativas del Achelense, predominando las de arenisca; en la terraza fluvial de Helguera se recogieron escasos materiales datables en el Paleolítico inferior.

Respecto de los parajes con yacimientos, el yacimiento del monte Vinueva es extenso y se localiza en la parte superior de una ladera, en un suelo de origen kárstiko. Ha proporcionado dos docenas de materiales líticos, sobre todo de arenisca y en menor medida de cuarcita, datables en el Achelense. Mayor arco cronológico cubren los áreas de estudio de la Peña Caranceja, en un lugar dominante sobre el valle del Saja, y el monte Tejas-Dobra pues han proporcionado materiales que abarcan desde el paleolítico a la Edad Media. En las excavaciones realizadas a mediados de los noventa en Peña Caranceja se examinó un terreno previamente dividido en 13 áreas y la cueva de Repúa, situada en mismo lugar. De época Achelense se recuperaron 158 piezas líticas, la mayor parte de arenisca y en menor medida de cuarcita. Del Calcolítico se recuperaron materiales líticos (129 piezas, predominando las de arenisca) y cerámicos (de panza y lisos). De época medieval se han recuperado materiales en todas las cimas de la colina la mayor parte cerámicas (211 fragmentos), así como algunos restos de tejas; así mismo, en Caranceja se han localizado 21 hoyos de combustión, uno de los cuales arroja una datación medieval (s XII-XIII).

En el monte Tejas-Dobra en donde se han identificado numerosos vestigios que abarcan desde el paleolítico a la Edad Media. El complejo, reconocido a finales del siglo XIX ampliamente prospectado en los años ochenta, incluye 22 cavidades con yacimiento, 2 cavidades con indicios, 29 yacimientos prehistóricos al aire libre, un túmulo megalítico, 3 asentamientos castreños, 7 yacimientos de época romana y 10 de época medieval. De época paleolítica han de señalarse las cuevas de Hornos de la Peña y Gurugú II. De época romana han de citarse el campamento de Campo Las Cercas, el castro de Pico Toro, las minas de Mercadal y Reocín y el ara votiva del Dobra. De época medieval 10 cavidades, un castillo, una torre, seis necrópolis, una ferrería y dos asentamientos.

 

© Copyright EL DIARIO MONTAÑÉS, Editorial Cantabria Interactiva S.L. CIF:B39495460 C\ La Prensa s/n 39012 Santander Registro Mercantil de Santander,
Tomo 723, Folio 165, Sección 8ª, Hoja S11607, Inscripción 1ª     Aviso Legal / Política de privacidad/ Política de Cookies