Cantabria 102 Municipios 
liébana
occidente
saja-nansa
besaya
campoo
santander
pas-miera
trasmiera
asón-agüera
oriente
descripción general
historia
personajes
patrimonio
naturaleza
población
núcleos de población
economía
etnología y folklore
gastronomía y hostelería
guía de servicios
buscador de municipios

gobierno de cantabria
el diario montañes
Polaciones historia escudo de Polaciones
linea decorativa linea decorativa


En el territorio en que configuran
las Asturias de Santillana y en el límite en que confluyen Campoo y Liébana se fueron poblando una serie de lugares, probablemente hacia el siglo IX, los cuales habrían de conformar el valle de Polaciones, según consta en el Informe de Floridablanca de 1785. Las más antiguas noticias documentales se refieren a la donación de la iglesia de Santa Eulalia de Polaciones, con sus solares poblados y por poblar, sus heredades, prados, tierras y montes, a la iglesia de Piasca en el año 955. Con respecto a otras localidades, la primera noticia que hay es a través de las instituciones religiosas, como sucede con San Mamés de Polaciones en 1122 y la iglesia de Lombraña, que debió de ser románica.

El valle de Polaciones, a pesar de abrirse rutas de comunicación que le acercaban a las Asturias de Santillana, estuvo ligado administrativamente a Liébana en la Época Medieval y Moderna. De esta primera época hay constancia en el Becerro de Behetrías (1351), donde aparecen los lugares de Salceda, Santa Eulalia, Cotillos, Lombraña, Uznayo, Tresabuela y San Mamés como propios de la Merindad de Liébana y Pernía. También queda reflejada la dependencia que la mayor parte de éstos tenía del monasterio de Santa Eufemia de Cozuelos y del obispo de Palencia; esta dependencia eclesiástica va a desaparecer por la expansión señorial de la Casa de la Vega, del mismo modo que los restantes valles de la ‘provincia de Liébana’.

Así, a partir de la consolidación del señorío de los Mendoza en Liébana y hasta los albores del siglo XIX, el valle de Polaciones se mantuvo bajo el señorío de los duques del Infantado, tal como recoge el mencionado Informe de Floridablanca con respecto a estos lugares, a excepción del alcalde ordinario de Cotillos, Salceda, San Mamés y Tresabuela, que, al depender también del obispo de Palencia, nombraba él al alcalde ordinario.

Con la llegada del régimen constitucional en 1822, las aldeas del valle formaron el municipio de Polaciones, con la capitalidad en Lombraña. Si en un principio pertenecía al partido judicial de Puentenansa, pasó después a Cabuérniga y finalmente a San Vicente de la Barquera, en el que permanece en la actualidad.

 

© Copyright EL DIARIO MONTAÑÉS, Editorial Cantabria Interactiva S.L. CIF:B39495460 C\ La Prensa s/n 39012 Santander Registro Mercantil de Santander,
Tomo 723, Folio 165, Sección 8ª, Hoja S11607, Inscripción 1ª     Aviso Legal / Política de privacidad/ Política de Cookies