Cantabria 102 Municipios 
liébana
occidente
saja-nansa
besaya
campoo
santander
pas-miera
trasmiera
asón-agüera
oriente
descripción general
historia
personajes
patrimonio
naturaleza
población
núcleos de población
economía
etnología y folklore
gastronomía y hostelería
guía de servicios
buscador de municipios

gobierno de cantabria
el diario montañes
Peñarrubia fauna y flora
   
 cuevas
   


Fauna. El desfiladero de La Hermida está catalogado Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA), pues es uno de los parajes más significativos de Cantabria para aquellas especies que viven y crían en las rocas. Entre ellas se cuentan rapaces como el buitre leonado (que compone una de las comunidades más numerosas), el alimoche, el águila real y el halcón peregrino. Otras aves que también se dan son la chova piquigualda y piquirroja, el avión roquero y el treparriscos. El mismo río Deva es un espacio atractivo y en él abunda el salmón atlántico, la trucha común y arco iris, la platija, la carpa y la lamprea marina, además de otras especies como el desmán, la nutria, la lavandera cascadeña y el mirlo acuático. En Peñarrubia hay cinco cotos de salmón: Arenal, Infierno, La Vide, Lágrimas y Matadero.

En el resto del municipio abundan los corzos y los jabalíes, además del lobo. El estrecho de La Hermida reparte Peñarrubia entre dos comarcas cinegéticas: al norte, la Costa Occidental, y al sur, la Reserva Nacional de Caza del Saja, la más extensa de España, con 180.186 ha que se extienden entre los Picos de Europa y la cuenca del río Besaya. A Peñarrubia le corresponde el lote de Poda Cordancas.

Flora. En cuanto a la flora, en la parte norte y occidental del municipio, sobre las calizas carboníferas, se asientan encinares como Argüezo, monte Agero y Agerino, pudiéndose localizar especies típicamente mediterráneas como el jazmín silvestre, la cornicabra y el cerezo de Santa Lucía. Por encima de los 600 metros se encuentran hayedos. En el sur, la composición de los suelos posibilita el crecimiento de bosques más variados en los que las hayas aparecen mezcladas con robles, rebollos y castañares, es decir, cuatro bosques diferentes. Ejemplo de éstos es el monte de Santa Catalina. En otros sectores resalta la transformación de las masas de arbolado en pastizal (invernales de Obán, Juntalón, Cordanca y Prado Acelón en la parte meridional).

 

© Copyright EL DIARIO MONTAÑÉS, Editorial Cantabria Interactiva S.L. CIF:B39495460 C\ La Prensa s/n 39012 Santander Registro Mercantil de Santander,
Tomo 723, Folio 165, Sección 8ª, Hoja S11607, Inscripción 1ª     Aviso Legal / Política de privacidad/ Política de Cookies