Cantabria 102 Municipios 
liébana
occidente
saja-nansa
besaya
campoo
santander
pas-miera
trasmiera
asón-agüera
oriente
descripción general
historia
personajes
patrimonio
naturaleza
población
núcleos de población
economía
etnología y folklore
gastronomía y hostelería
guía de servicios
buscador de municipios
web municipal

gobierno de cantabria
el diario montañes
Villacarriedo patrimonio civil
patrimonio religioso 
 
patrimonio industrial 
linea docorativa linea decorativa

El edificio más destacado del municipio es, sin duda, el Palacio de Soñanes Villacarriedo, la construcción civil más suntuosa de la arquitectura barroca cántabra. Se levantó entre 1719 y 1724, a instancias de Juan Antonio Díaz de Arce y Pérez del Camino. La tradición ha atribuido el diseño al arquitecto italiano Cossimo Fontanelli, a quien Díaz de Arce habría conocido durante su estancia en Roma y cuyos planos habrían sido luego interpretados por canteros de la región. La investigación actual tiende atribuir las trazas al arquitecto Francisco de la Riva Ladrón de Guevara, natural de Galizano, maestro mayor de la cateral de Oviedo. El maestro cantero que dirigió la construcción fue Simón de Arce Muñoz, de quien sólo se conocen otras intervenciones en obras religiosas en Selaya y Tezanos. El palacio de Soñanes acumula y mezcla formas de muy diversos orígenes, a través de una particular interpretación de los órdenes clásicos –dórico, jónico y corintio– y con claras referencias platerescas. Presenta forma de cubo; tiene tres pisos de altura y su interior está ocupado por completo por una monumental escalera de dos tiros que se corresponden con las dos fachadas principales. Éstan presentan una gran riqueza ornamental, con abundancia de pilastras y columnas exentas corintias, fustes estriados, salomónicos y abalaustrados, frisos adornados con hojarascas o acanaladuras, frontones enteros o partidos sostenidos por columnillas retorcidas, modillones, acróteras, gárgolas y pináculos. La acumulación de ornamentos produce un efecto magnífico. Entre las numerosas piezas heráldicas existentes en el palacio destaca la situada en la fachada este, un espléndido escudo timbrado con corona sostenida por amores y dos leones enfrentados y con las armas de los Díaz de Arce y Pérez del Camino. Fue declarado Bien de Interés Cultural en 1981.

Otro edificio de gran interés es el Colegio de los Padres Escolapios, situado en el núcleo de Villacarriedo, junto al palacio de Soñanes. Fue fundado por Antonio Gutiérrez de la Huerta Güemes, administrador de las Aduanas de Cádiz, que manifestó en su testamento, fechado en 1736, su intención de crear un colegio de Escuelas Pías en Villacarriedo, dotado de una iglesia, bajo la advocación de San Antonio a la que se trasladarían sus restos. El colegio está construido en piedra de sillería y posee amplios ventanales, con reminiscencias de estilo clásico. La iglesia presenta una nave con capillas hornacinas latterales comunicadas entre sí, sobre las cuales se sitúan balcones a modo de tribunas y delante de la nave: el transepto que da acceso a una amplia sacristía con decoración de arquitecturas fingidas. Cubre la nave una bóveda de calón con lunetos con yeserías y el crucero con una cúpula sobre pechinas. Presenta una fachada de dobles pilastras cajeadas de orden gigante rematada por un frontón curvo. Se atribuye la traza de la iglesia a un conocedor del clasicismo vallisoletano. En su interior cuenta con un magnífico conjunto de retablos churriguerescos del siglo XVIII, que originalmente pertenecían a la capilla del palacio de Elsedo, en Pámanes, y que fueron trasladados aquí en 1946. Se trata de un retablo mayor y dos colaterales. el mayor se data hacia 1715, responde al modelo churrigueresco, en concreto remite al retablo mayor trazado por Joaquín de Churriguera para Santiago en Medina de Rioseco. Los laterales siguen la tipología marcada por el mayor. Los tres tienen columnas de tercio de talla con el fuste estriado en dos de sus tercios, aunque todo él decorado con trapos colgantes, frutos y cabezas de serafines.

El listado de construcciones de la Edad Moderna a destacar incluye también una situada en el barrio de Cimalavía, de Bárcena de Carriedo, que cuenta con una amplia portalada, jardín y dos escudos. En el barrio de la Vía, del mismo núcleo, hay otra con un gran escudo barroco con la inscripción ‘Esta obra hizo don Ángel Gutiérrez del Cubil. Año de 1731’. En Tezanos está la casa de la familia Gutiérrez de Pando, cuyo escudo de armas adorna la fachada, y la de la familia Arce, en el barrio de Riba, con blasón de Riba y Arce. Al solar de esta familia pertenece la ermita de San Juan, del siglo XVII, situada frente a la vivienda. En el barrio de El Corral, en Santibáñez, está la casa que perteneció a Francisco Fernández Laso, con un arco de entrada y escudo con sus armas tras la balconada. El blasón de Naveda y Castañeda, junto a una inscripción que dice ‘Un buen morir dura toda la vida’, puede verse en otra casona del mismo pueblo. Por último, en Aloños destaca la casa de Gaspar Bustillo de la Concha, caballero de Santiago, con las armas de Bustillo y Ceballos, y otra con las armas de Ceballos-Velasco y Guazo-Bustillo. Además, en diversos lugares del municipio pueden verse rollos heráldicos, vestigios de los límites de los solares de las principales familias de la comarca.

Por último señalar como ejemplo de arquitectura escolar de las primeras décadas del siglo XX, el colegio de Santibáñez fundado en 1927 por Francisco Pérez Venero e inaugurada por Primo de Rivera.

 

© Copyright EL DIARIO MONTAÑÉS, Editorial Cantabria Interactiva S.L. CIF:B39495460 C\ La Prensa s/n 39012 Santander Registro Mercantil de Santander,
Tomo 723, Folio 165, Sección 8ª, Hoja S11607, Inscripción 1ª     Aviso Legal / Política de privacidad/ Política de Cookies