Cantabria 102 Municipios 
liébana
occidente
saja-nansa
besaya
campoo
santander
pas-miera
trasmiera
asón-agüera
oriente
descripción general
historia
personajes
patrimonio
naturaleza
población
núcleos de población
economía
etnología y folklore
gastronomía y hostelería
guía de servicios
buscador de municipios
web municipal
gobierno de cantabria
 
el diario montañes
San Roque de Riomiera Fiestas Populares

La cabaña pasiega. En el siglo XVIII se generalizó la costumbre de tener una cabaña en cada uno de los prados: la pasiega surgió de la incorporación de la vivienda al henil. El modelo prototípico es un bloque de planta rectangular y dos alturas. El superior, llamado payo, se destina a almacenar la hierba segada y el inferior a guardar los animales, que se mantienen sujetos al pesebre por las cebillas colocadas a poca altura. Está construido con materiales locales, con entramados de madera y muros levantados en mampostería irregular con doble paramento, utilizándose el barro como aglutinante.
El tejado se compone de lastras de roca arenisca apoyadas sobre la hierba seca que recubre la ripia. En el exterior se abren dos vanos; al superior se accede por una escalera pétrea de aspecto macizo. En el payo se instala separado por paredes levantadas con tablas el sencillo recinto de vivienda.
Con el paso del tiempo, se desarrollan modelos más complejos de cabaña (llamada en estos casos vividora); en éstos, la escalera es sustituida por rústicas solanas de tablazón.
En la actualidad, la mitad de las cabañas está en manos de ganaderos en activo y muchas de ellas siguen asociadas a usos ganaderos, si bien son pocas las familias que viven en ellas y practican la ‘muda’. La mayor parte de estas cabañas pertenece a propietarios ancianos.

El salto pasiego. Suele representarse a los pasiegos portando una larga vara o palanca. Se trata en realidad de un palo de madera de avellano, flexible y resistente, de más de dos metros de longitud, remachado en un extremo y limpio de corteza con fuego.
Se usaba tradicionalmente para salvar los obstáculos que pudieran interponerse en el camino de los ganaderos. Como en otros casos, este objeto práctico es protagonista de demostraciones de habilidad. En ellas el participante ha de demostrar su agilidad y destreza a la hora de saltar con el palo.

 

© Copyright EL DIARIO MONTAÑÉS, Editorial Cantabria Interactiva S.L. CIF:B39495460 C\ La Prensa s/n 39012 Santander Registro Mercantil de Santander,
Tomo 723, Folio 165, Sección 8ª, Hoja S11607, Inscripción 1ª     Aviso Legal / Política de privacidad/ Política de Cookies