Cantabria 102 Municipios 
liébana
occidente
saja-nansa
besaya
campoo
santander
pas-miera
trasmiera
asón-agüera
oriente
descripción general
historia
personajes
patrimonio
naturaleza
población
núcleos de población
economía
etnología y folklore
gastronomía y hostelería
guía de servicios
buscador de municipios
web municipal
gobierno de cantabria
 
el diario montañes
Castañeda historia escudo de Castañeda
linea decorativa linea decorativa


En el entorno de Castañeda se localiza uno de los conjuntos de yacimientos prehistóricos más importantes de Europa, el monte El Castillo (Puente Viesgo) que cuenta con cerca de medio centenar de cavidades, una decena alberga un yacimiento y cuatro, manifestaciones de arte parietal paleolítico de primera magnitud (El Castillo, Las Monedas, Las Chimeneas y La Pasiega). Así mismo, en la divisoria entre los cercanos valles de Toranzo e Iguña se han localizado restos de castros habitados durante la Protohistoria y de campamentos de época romana.

Los primeros testimonios expresos referidos a este territorio se remontan a la Edad Media. En 1103, aparece la firma de Juan, abad de Castañeda, en el cartulario de la Real Abadía de Santillana del Mar. Entonces este valle pertenecía a la Merindad Mayor de las Asturias de Santillana. Las referencias documentales existentes más antiguas ponen de manifiesto la importancia de la Colegiata de Santa Cruz, en el siglo XII, en torno a la cual se articuló Castañeda. Por estas fechas, la comarca, que dependía del linaje de los Lara, pasó a adquirir la condición de realengo.

En un primer momento, este territorio estaba en manos de los Castañeda, que en el siglo XIII en tiempos de Fernando III de Castilla y León extendieron sus dominios por todo el valle de Toranzo y parte del de Carriedo. El último de los señores pertenecientes a este linaje, Diego Gómez de Castañeda, cambió o vendió sus derechos sobre las behetrías en Castañeda, en la primera mitad del XIV, al rey Alfonso XI de Castilla, quien pasó a conceder este señorío a su hijo don Tello, conde de Vizcaya y Aguilar, en 1333. En 1341, por donación del rey Alfonso XI, la mayor parte de la comarca del Pisueña quedó bajo el dominio de la Casa de la Vega. Sin embargo, Castañeda fue la excepción pues quedó en herencia de su hija María; sin embargo, el rey Enrique II, se lo entregó en 1371 a Juan Téllez, también hijo de don Tello, privilegio que sería confirmado por el rey Juan I en 1379.

El momento más relevante de la historia de Castañeda se alcanza en el siglo XV, concretamente en 1429, fecha en la que el rey Juan II (1405-1454) confirma a Garci Fernández Manrique como conde de Castañeda, otorgándole el dominio de todo el condado, que abarcaba fundamentalmente el territorio del valle de Toranzo. Para entender cómo este señorío llegó a manos de los Manrique, es preciso recordar que Aldonza Téllez, hija de Juan Téllez y de su esposa, Leonor de la Vega, y única heredera de las posesiones de su padre, había contraído matrimonio precisamente con Garci Fernández Manrique. Esta situación agravó las disputas señoriales, sobre todo con la poderosa familia de los Mendoza.

En la Baja Edad Media Castañeda aparece ya como una unidad territorial y jurisdiccional definida, con sus propios órganos de autogobierno, siendo el concejo la principal institución hasta la Época Moderna. No obstante, esa autonomía estaba limitada por su condición de señorío nobiliar, que se mantuvo hasta el siglo XVIII.

En el Catastro de la Ensenada (1753) estos lugares aún constan como tierras del marqués de Aguilar. El concejo de Castañeda, con el deseo de verse libres de aquel vasallaje, había aprovechado el pleito iniciado por el valle de Toranzo hacia el año 1769 para desprenderse de la jurisdicción señorial y volver al realengo; sin embargo, no lo logró en aquella ocasión y tuvo que esperar diez años para volver a intentarlo. Este nuevo proceso desencadenó el secuestro de la jurisdicción del valle para la Corona y, como consecuencia, la salida definitiva de Castañeda de los marqueses de Aguilar, quienes, además, no habían tenido descendencia provocando la extinción de la rama de los Manrique. Esta situación, que implicaba su integración en la provincia de Cantabria y la recuperación de la condición de hombres libres con capacidad para elegir a sus propios alcaldes, se consolidó durante el Trienio Liberal (1821-1823). De esta forma, Castañeda se estableció como Ayuntamiento Constitucional en 1822, formando parte del partido judicial de Ontaneda. Hoy en día, pertenece al de Medio Cudeyo.

 

© Copyright EL DIARIO MONTAÑÉS, Editorial Cantabria Interactiva S.L. CIF:B39495460 C\ La Prensa s/n 39012 Santander Registro Mercantil de Santander,
Tomo 723, Folio 165, Sección 8ª, Hoja S11607, Inscripción 1ª     Aviso Legal / Política de privacidad/ Política de Cookies