Cantabria 102 Municipios 
liébana
occidente
saja-nansa
besaya
campoo
santander
pas-miera
trasmiera
asón-agüera
oriente
descripción general
historia
personajes
patrimonio
naturaleza
población
núcleos de población
economía
etnología y folklore
gastronomía y hostelería
guía de servicios
buscador de municipios

gobierno de cantabria
el diario montañes
Castro Urdiales fauna y flora
   
  playas
 cuevas  


Las diversas edificaciones residenciales y de servicio que componen el conjunto de Toki Eder, proyectados por el arquitecto castreño Eladio Laredo y construidos a comienzos del siglo XX, se encuentran enclavadas en un extenso parque, aislado de su entorno por altos muros. Una tapia divide en dos ámbitos esta finca, situada en el centro de la villa de Castro Urdiales. La zona baja, junto al paseo de Menéndez Pelayo, se extiende en torno a la residencia principal. Aquí crecen palmeras de canarias, eucaliptos, laureles, arces, álamos blancos, cipreses, naranjos, cedros atlánticos (uno de casi cinco metros de diámetro), fresnos, palmitos excelsos, un cedro atlántico glauco y otro atlántico verde, palmeras californianas (Washingtonia filifera) etc. En la zona alta, en torno a un edificio con ropajes de castillo medieval, pueden verse numerosas palmeras de canarias, así como secuoyas gigantes (una de casi cinco metros de perímetro), cedros, pinos silvestres y de Monterrey, cipreses de Arizona, tuyas, prunos, palmitos, cordilines, plumeros, magnolias, fresnos, álamos blancos, sauces llorones, tilos, laureles, catalpas, abetos, palmeras californianas (Washingtonia robusta), gingkos, hayas purpúreas, palmeras de Chile (que dan aquí sus frutos comestibles), etc.

Árboles y plantas singulares. Entre los árboles singulares que pueden verse en fincas y parajes de Castro Urdiales destaca el grupo de cipreses de cementerio que crece en el jardín La Torre de Otañes, de María Ángeles Otañes. Por otro lado, es de reseñar el hayedo calcícola asentado sobre el monte Cerredo, en el cual crecen también fresnos y tejos. Es excepcional la presencia del enebro común, árbol poco frecuente en un lugar tan cercano a la costa.

Además, la villa es uno de los pocos lugares de Cantabria en donde pueden verse los frailillos y el lentisco, ambas plantas mediterráneas.

 

© Copyright EL DIARIO MONTAÑÉS, Editorial Cantabria Interactiva S.L. CIF:B39495460 C\ La Prensa s/n 39012 Santander Registro Mercantil de Santander,
Tomo 723, Folio 165, Sección 8ª, Hoja S11607, Inscripción 1ª     Aviso Legal / Política de privacidad