Cantabria 102 Municipios 
liébana
occidente
saja-nansa
besaya
campoo
santander
pas-miera
trasmiera
asón-agüera
oriente
descripción general
historia
personajes
patrimonio
naturaleza
población
núcleos de población
economía
etnología y folklore
gastronomía y hostelería
guía de servicios
buscador de municipios

gobierno de cantabria
el diario montañes
Valderredible patrimonio arqueologico
patrimonio religioso 
 
 patrimonio civil
linea docorativa linea decorativa

Los vestigios arqueológicos hallados en este municipio prueban que en él se concentraron poblamientos humanos desde tiempos primitivos. Destaca el conjunto de manifestaciones rupestres del abrigo del Cubular, situado en las afueras del pueblo de Ruanales, que conjuga grabados y pinturas de factura esquemática muy distintos entre sí. Las pinturas rojas y negras que subsisten se disponen dentro de este farallón de areniscas, que tiene unas dimensiones de unos 30 m de longitud por 6 m de ancho, formando varios paneles y aprovechando el modelado natural de las paredes del abrigo rocoso. Son figuras esquemáticas, que representan signos arboriformes, esquematizaciones antropomorfas y motivos geométricos, que pueden corresponder a la Edad del Bronce. Los grabados se sitúan en la pare exterior de la cornisa, se trata de profundas incisiones que llegan a entrecuzarse formando retícula.

En otro afloramiento rocoso de esta misma localidad, situado en el lugar conocido como el Redular o el Picu, se encuentra el monumental grabado faliforme conocido como el ‘ídolo’, realizado sobre una amplia y lisa superficie de arenisca. Se trata de un bajo relieve alargado, de trazo profundo, situado a unos 110 cm del suelo, en una pared de 170 cm de altura por 78 cm de anchura, cuya cronología más probable parece ser la Edad del Bronce, aunque no constan referencias que lo prueben. Tanto este grabado como las representaciones artísticas del abrigo del Cubular están declarados Bien de Interés Cultural con la categoría de Zona Arqueológica (el ídolo de Ruanales en agosto de 2005 fue declarado Bien de Interés Cultural, con la categoría de Zona Arqueológica y en enero de 2006 , el «Abrigo del Cubular» de Ruanales con la misma categoría).

Otra muestra de la ocupación en épocas pretéritas es el menhir de ‘Lanchahincada’, en San Martín de Elines. Se trata de un monumento megalítico (Neolítico-Edad de Bronce) ubicado en el páramo de La Lora, un enclave que ha aportado otros restos de la cultura megalítica, como la estructura tumular de Navazal, en Polientes, justo en el límite con la provincia de Burgos. Otros yacimientos existentes en este municipio son el túmulo de Cespedera, en Montecillo, y el de la Fuente del Dajo la Rama, en San Cristóbal del Monte.

La romanización del valle está ilustrada en los vestigios hallados en Santa María de Hito, un pueblo próximo a San Martín de Elines. Las excavaciones llevadas a cabo junto a la iglesia descubrieron una antigua villa rural romana (con hipocausto, suelos de cimenticium, escaleras, habitaciones, etc.), fechada en torno a los siglos III y V d. C. Adaptada a un terreno irregular, consta de un bloque rectangular de 56 x 24 m2, precedido por una entrada con patio exterior empedrado. Éste conduce a un pasillo distribuidor, desde el cual puede accederse a las habitaciones, las situadas al sur, más señoriales. Tres están dotadas de infraestructuras de calefacción. Sobre estas ruinas romanas se asienta una necrópolis medieval con variada tipología de enterramientos, cuya pervivencia parece llegar hasta el siglo XII. Son numerosos los materiales localizados en este yacimiento, entre ellos se cuentan numerosas piezas de cerámica medieval pintada y, en particular, un broche de cinturón de hueso tallado con figuras de aves y motivos vegetales y animales, que se conserva en el Museo Regional de Prehistoria y Arqueología de Santander y está considerada una de las piezas muebles más singulares de la Cantabria altomedieval.

A la altura de Bárcena de Ebro se han localizado los restos de una antigua necrópolis perteneciente a la desaparecida iglesia de San Esteban. Alberga enterramientos en tumbas de lajas y sarcófagos exentos, con hueco antropomorfo, arco de medio putno en la cabecera. En las cercanías se ha encontrado una tapadera de sarcófago fechado en el año 882. Otra necrópolis se ha encontrado en Loma Somera.

Por otro lado, en el barrio de Allende, en La Puente del Valle, se encuentra el conjunto arqueológico altomedieval de la Peña de San Pantaleón, constituido por una necrópolis o cementerio medieval, los restos de una iglesia semirrupestre, rectangular, de una sola base, a la que se accedía mediante una escalinata tallada en el sustrato rocoso de arenisca wealdense en el lado norte, así como varios cubículos excavados en la base de la roca.

 

© Copyright EL DIARIO MONTAÑÉS, Editorial Cantabria Interactiva S.L. CIF:B39495460 C\ La Prensa s/n 39012 Santander Registro Mercantil de Santander,
Tomo 723, Folio 165, Sección 8ª, Hoja S11607, Inscripción 1ª     Aviso Legal / Política de privacidad/ Política de Cookies