Cantabria 102 Municipios 
liébana
occidente
saja-nansa
besaya
campoo
santander
pas-miera
trasmiera
asón-agüera
oriente
descripción general
historia
personajes
patrimonio
naturaleza
población
núcleos de población
economía
etnología y folklore
gastronomía y hostelería
guía de servicios
buscador de municipios

gobierno de cantabria
el diario montañes
Campoo de Enmedio patrimonio civil
patrimonio arqueológico
 
patrimonio religioso

En el trazado urbanístico de Matamorosa, capital y núcleo de población más importante del municipio, se diferencian dos zonas o barrios, marcados por dos momentos históricos distintos: la puebla vieja, en el extremo sur, y el barrio nuevo, en el norte. En la parte antigua, el paso del Camino Real determinó la alineación de las casas a ambos lados de su trazado. Muchas de ellas cuentan con portaladas. Destaca, por la mezcla de la tradición constructiva de la casona campurriana con elementos del barroco civil montañés, la casa del Curtido, del siglo XVIII. La disposición lineal se aprecia también en la zona más reciente de Matamorosa, en la que ha influido también el paso del ferrocarril, que se prolonga hasta el río Híjar. Precisamente en este punto existe un puente de seis ojos de arcos de medio punto, que comunica la capital de Campoo de Enmedio con Reinosa y que fue construido como continuación del Camino Real. Un puente es también el símbolo que identifica la localidad de Horna y funciona como enlace con la carretera comarcal. Está construido con las piedras de una vieja ferrería y consta de catorce ojos.

Otro núcleo que cuenta con un interesante patrimonio es Villaescusa, del que ha de reseñarse la casa de la Torre del siglo XVII, con un escudo de armas en la fachada principal. El resto de los núcleos de Campoo de Enmedio también conservan, más o menos modificadas, antiguas viviendas que representan los rasgos de la arquitectura popular de la comarca Campoo. El hecho de que esta zona está enclavada a medio camino entre la cordillera cantábrica y la Meseta ha hecho que adopte elementos característicos de ambos estilos. Así, la solana, galerías y miradores, la piedra y la madera, son más propios de la franja cantábrica, mientras que el uso del ladrillo, el adobe, así como la presencia de soportales y las plazas, denotan influjos castellanos. El aspecto funcional de los edificios está muy ligado a las actividades económicas que allí se desarrollan. Existen, pues, espacios destinados a las actividades agropecuarias: el patio o corral y otras dependencias como el pajar, la huerta y el colgadizo. El prototipo de edificación está compuesto por un bloque destinado a la vivienda propiamente dicha, junto con la cuadra o establo, y una parcela cercada que protege la propiedad, a la que se accede por un portón y ,algunos casos, por una portalada, normalmente adintelada.

 

© Copyright EL DIARIO MONTAÑÉS, Editorial Cantabria Interactiva S.L. CIF:B39495460 C\ La Prensa s/n 39012 Santander Registro Mercantil de Santander,
Tomo 723, Folio 165, Sección 8ª, Hoja S11607, Inscripción 1ª     Aviso Legal / Política de privacidad/ Política de Cookies