Página Principal El Diario Montañes

01/05/00

Un acontecimiento internacional

J. I. ARMINIO SANTO TORIBIO Las primeras autoridades civiles y eclesiásticas de Cantabria se dieron cita ayer en el Monasterio de Santo Toribio de Liébana, con motivo de la apertura del Año Jubilar, evento que se pretende impulsar a nivel nacional e internacional, coincidiendo con el cambio de siglo y milenio. Los actos fueron presididos por el obispo de Santander, José Vilaplana, a quien acompañaron el arzobispo de Oviedo, Gabino Díaz Merchán, el obispo de Astorga, Camilo Lorenzo Iglesias, el obispo de Orense, el cántabro Carlos Osoro Sierra, y el obispo auxiliar de Oviedo, Atilano Rodríguez. Entre las autoridades civiles, destacó la presencia del presidente regional, José Joaquín Martínez Sieso, acompañado por el vicepresidente, Miguel Angel Revilla, y cuatro consejeros. También acudieron a la cita el delegado del Gobierno en Cantabria, Alberto Cuartas; el presidente del Parlamento, Rafael de la Sierra; el embajador de Hungría, Pal Varga, y Elgmar Mayer, párroco de Breitenfeld, distrito de Viena (Austria) en el que fue adquirido el órgano estrenado ayer en el monasterio lebaniego. Ejerció de anfitrión el alcalde de Camaleño, Jesús Celada, al que se unieron los regidores de la comarca, entre otras muchas autoridades. Martínez Sieso destacó la importancia del evento. «Es un acontecimiento excepcional, tanto desde el punto de vista religioso como cultural, y va a hacer que muchísimos peregrinos, procedentes de todo el mundo, se acerquen a Santo Toribio a ganar el jubileo. Yo espero que encuentren en Liébana, en Cantabria, la paz que van buscando». El presidente confía en que sea un año magnífico: «Estamos haciendo un esfuerzo especial de promoción, de tratar de llevar este Año Jubilar por todos los rincones; se ha trabajado en los últimos meses y los seguiremos haciendo; eso dará unos resultados muy positivos a todos los niveles». El consejero de Cultura, José Antonio Cagigas, refrendó sus palabras: «Dentro de nuestro patrimonio, sumamente rico, el Año Jubilar es uno de los elementos más importantes. Por lo tanto, supone una posibilidad mayor, desde el punto de vista del Gobierno, de que Liébana y Cantabria puedan ser mucho más conocidas. Es una escusa, yo diría perfecta, para que muchos más ciudadanos puedan acercarse a Liébana y disfrutar de estas maravillosas montañas». El obispo de Orense, el cántabro Calos Osoro, dijo que su presencia tenía lugar «con mucho gusto», porque «venir otra vez a la tierra donde uno nació y ha dado una parte importante de su vida es siempre importante. Hacerlo, además, cuando se abre el Año Santo, supone para mí el ejercicio de una experiencia de fe muy relevante. Es un compromiso también de identificarme cada día más con Nuestro Señor en el modo de entregar la vida por los demás». Entre los miles de peregrinos llegados a Santo Toribio, destacó la presencia de los integrantes de la Cofradía de la Santísima Cruz, creada en 1181. Portaban un distintivo en la solapa (el Lignum Crucis) y su presidente, Manuel Bulnes, tuvo un protagonismo especial al ser portador del martillo con el que el obispo abrió la Puerta del Perdón.


El Diario Montañes El Diario Montañes


SubirARRIBA

      Para más información, ponganse en contacto con nosotros en la siguiente dirección.


C\ La Prensa s/n. 39012 Santander.
Tfn. 942354000      Fax. 942341007

Cartas al Director        cartas.dm@eldiariomontanes.es
Redaccion                    redaccion.dm@eldiariomontanes.es
Publicidad                    publicidad.dm@eldiariomontanes.es