Página Principal El Diario Montañes

25/04/00

Cinco franciscanos atenderán a los visitantes del Año Jubilar

A tan sólo seis días de la solemne apertura de la Puerta del Perdón del Monasterio de Santo Toribio de Liébana, que simbolizará el inicio del Año Jubilar, la comunidad franciscana que vive en este templo, integrada por cinco religiosos, aguarda con sosiego y serenidad la avalancha de peregrinos que acudirán a lo largo de los próximos doce meses, que se estima en más de un millón de personas. El padre Francisco Victorio Zabalgogeascoa, guardián superior del Lignum Crucis en el Monasterio de Santo Toribio de Liébana, reconoce el trabajo ímprobo que se les avecina a él y los otros cuatro religiosos. El próximo domingo, 30 de abril, es la fecha de arranque del Año Jubilar Lebaniego. El padre Victorio precisa que hay mucho que decir desde el punto de vista de la fe. Siguiendo el ejemplo franciscano, ni siquiera se plantea la posibilidad de entrar en una batalla que ya parecen haber ganado las instituciones seculares en materia de organización. Esta batalla perdida no es un lamento en boca del padre Victorio, es, simplemente, «una realidad de fácil asunción». Para el guardián mayor del Lignum Crucis, el Año Jubilar es «un evento de especial singularidad y una ocasión fantástica para recordar el encuentro con Dios y volver a las raíces del cristianismo». Así, subraya que «el mensaje central es la Cruz, símbolo del encuentro, máxima representación del elemento humano dentro del catolicismo y principal expresión viva y terrestre, complemento absoluto de la Luz celeste y celestial». La Luz es la otra gran celebración lebaniega cuya conmemoración tendrá lugar unos días después, el 2 de mayo, La Santuca, Nuestra Señora de La Luz. La espiritualidad El padre Victorio, sin ánimo de polémica, considera que la campaña del Año Jubilar, mediatizada por las instituciones civiles y culturales «ha apagado la fundamental condición de espiritualidad, raíz del evento», pero, a su vez, mantiene su esperanza «en la sorpresa que pueden recibir muchos de los visitantes que acudan al monasterio movidos sólamente por la curiosidad». Completamente impregnado de las enseñanzas del Santo de Asís, pretende recordar ante el aluvión de personas que se avecina durante el Año Jubilar Lebaniego, la frase de San Francisco «yo, para vivir, necesito muy pocas cosas, y las pocas que necesito, las necesito muy poco».

 

El Diario Montañes El Diario Montañes


SubirARRIBA

      Para más información, ponganse en contacto con nosotros en la siguiente dirección.


C\ La Prensa s/n. 39012 Santander.
Tfn. 942354000      Fax. 942341007

Cartas al Director        cartas.dm@eldiariomontanes.es
Redaccion                    redaccion.dm@eldiariomontanes.es
Publicidad                    publicidad.dm@eldiariomontanes.es